“Los mercados magnifican los efectos del contexto actual a corto plazo pero los subestiman a largo”

Mariano Arenillas, responsable de DWS Iberia

Los efectos del conflicto entre Rusia y Ucrania van a ser muy relevantes en Europa, ¿cuáles son los efectos que pueden derivar del contexto actual a corto plazo? ¿y a largo plazo? Con un foco en el aspecto económico derivado de la guerra de Ucrania ¿cómo son nuestras rentabilidades en 2022? ¿Cómo pueden verse afectadas por la inflación? ¿Cuáles son las estimaciones de DWS?

Con el foco puesto en la situación económica derivada del conflicto de Ucrania, analizando las actuaciones de los bancos centrales y los diferentes activos, Mariano Arenillas, responsable de DWS Iberia, ha presentado en el Trend Talks del mes de abril las perspectivas marcadas por la actualidad y los principales temas que harán girar el ritmo de los mercados.

¿Cómo ha afectado el conflicto y la situación actual al contexto geopolítico?

Haciendo una recapitulación de los acontecimientos, a finales de enero se recrudece la situación geopolítica y Rusia termina atacando toda la geografía ucraniana, lo que deriva en una imposición de sanciones por parte de los países occidentales a sectores y personas, una congelación de las reservas  de divisas rusas en países occidentales (aunque Rusia había estado acumulando divisas), la exclusión de SWIFT a relevantes bancos rusos, que varias empresas paralicen sus negocios en Rusia, etc. En ese momento comienzan a aparecer las distorsiones en el mercado energético (gas y petróleo), las cadenas globales de suministro están bajo presión, y los países occidentales deciden rearmarse.

Además, a todo esto, se le añade el confinamiento en la ciudad de Shanghái por el rebrote del COVID que agrava aún más la tensión en los mercados.

A largo plazo, los efectos son aún mayores, el riesgo militar aumenta por la involucración de la OTAN, hay un incremento riesgo nuclear, la energía se consolida como un arma estratégica y aumenta también el riesgo de ciberataques.

Nos encontramos claramente en un ciclo de extremos que magnifica la situación a corto y subestima el largo plazo.

¿Qué factores principales pueden afectar a los mercados a largo plazo en relación con la oferta?

Hay tres factores importantes que se verán afectados de manera importante a largo plazo: La globalización, la evolución de la demografía que no tiene que ver con la guerra (pero es una fuente importante de la volatilidad e inflación) y el cambio climático.

Hay un efecto claro de desglobalización, que ha dado otro revés a las cadenas de suministro, con la guerra de tarifas comerciales entre EEUU y China, se recrudece la crisis por el COVID y hay una pérdida de producción. Además, la crisis de Ucrania deriva en una escasez de energía. Es decir, los países se están reorganizando hacia cadenas de suministro más seguras y disponibles.

Por otro lado, el envejecimiento de la sociedad implica una menor población en edad de trabajar, no es nada nuevo, pero es un efecto importante a largo plazo, hay una mayor escasez de trabajo y la presión salarial se encuentra al alza. En concreto, hay una mayor desestabilidad si tenemos menos trabajadores y la producción tiene que mantenerse.

Además, del lado de la demanda, habrá efectos en el gasto militar, que ya ha aumentado considerablemente en Alemania, donde ya han invertido 100.000 millones.  Por otro lado, la alta dependencia de la energía rusa  en Europa lleva a una inversión en infraestructuras para la energía. Por último, en el contexto de la crisis geopolítica, el nivel de ciberataques ha subido notablemente, por lo que habrá, a largo plazo, una mayor inversión en ciberseguridad por parte de estados y empresas.

 

Accede al Trend Talks completo en el siguiente vídeo:

Contenido relacionado

Descubre más

Volver a la sección

CIO View