Las fluctuaciones ofrecen oportunidades

Klaus Kaldemorgen, gestor del fondo DWS Concept Kaldemorgen

Las fluctuaciones ofrecen oportunidades

El ejercicio 2018 fue uno de los años más difíciles en los mercados: 63 de cada 70 tipos de inversión examinados finalizaron el año con una rentabilidad negativa (en USD). Este resultado supera el récord negativo registrado hasta ahora, que fue del 84 % en el año 1920. Pese a este entorno de mercado tan complicado, en 2018 Klaus Kaldemorgen y su equipo también lograron demostrar su solidez. Así, tanto en el contexto del mercado como en comparación con el benchmark, el fondo DWS Concept Kaldemorgen ha dado buenos resultados.

 ¿Cuáles fueron los factores clave en la estrategia del fondo en 2018?

Definitivamente uno de los factores clave fue el control activo y anticíclico de la cuota de acciones neta. Después de la fuerte subida de los mercados bursátiles en 2017, para principios de año hemos contado con una corrección en los mercados.  Por ello, la composición de la cartera a comienzos de año fue más bien defensiva. Durante la fase de corrección hemos logrado aumentar a su debido tiempo la cuota de acciones neta. En el curso de la recuperación volvimos a reducir tempranamente (ya en septiembre) los riesgos al nivel del fondo global. Teniendo en cuenta las circunstancias, el fondo ha superado muy bien la corrección que se produjo a comienzos de octubre. También fue muy buena la distribución a nivel de sectores. Así, durante el año se dio el mayor peso a los sectores de TI y de la salud. Estos dos sectores fueron los que tuvieron la mejor evolución del valor del índice MSCI World, considerando el ejercicio entero. No ha sido muy rentable apostar por Europa. El gran peso de Deutsche Telekom, con más del 5 % al comienzo del año, mejoró algo el resultado de las acciones europeas del fondo con una rentabilidad del 5 %[1].

Más allá de la renta variable, ¿en qué otros activos os habéis posicionado?

Hemos logrado resultados especialmente buenos con el posicionamiento dentro de la cartera de bonos. ¡Aquí hemos podido incluso obtener una rentabilidad absolutamente positiva! Aparte de algunas oportunidades tácticas aisladas, hemos evitado la sensibilidad a los tipos de interés ante el contexto de la creciente subida de tipos en Estados Unidos. Esto significa que hemos mantenido la duración del fondo en la cartera global a cero o cerca de cero. En cambio, hemos aprovechado las oportunidades en relación con la venta a la baja de los bonos del Estado turcos debido a las turbulencias políticas ocurridas en agosto. Además, ha merecido la pena una posición de cobertura en bonos italianos en torno a la entrega del presupuesto a la Comisión Europea.

Sin embargo, lo que más ha contribuido al resultado absoluto han sido las posiciones en moneda extranjera, concretamente, en dólares estadounidenses. Hemos aumentado poco a poco su proporción durante la fase de debilidad del primer trimestre. Así, pudimos beneficiarnos ampliamente de la subsiguiente revalorización del dólar frente al euro, de más del 8 %.

Este año no hubo una clave única, sino que fue más importante la interacción entre los diferentes elementos de la cartera. Aquí es donde veo la mayor ventaja de un fondo mixto flexible: incluso en fases en las que los diferentes tipos de acciones o bonos no parecen atractivos, se pueden aprovechar otras fuentes de ingresos, como por ejemplo, las divisas o los intereses.

¿Hay un secreto para este éxito de tantos años?

Lamentablemente no hay ningún secreto. En sentido figurado, el secreto es el proceso de inversión que subyace a nuestra estrategia. Es como en un coche: para que funcione deben engranar muchas piezas pequeñas. Y este año hemos logrado de nuevo hacerlo funcionar.

¿Cuál fue su mayor sorpresa de 2018, la continua fortaleza del sector tecnológico, los aranceles punitivos impuestos por Estados Unidos a China y Rusia o la montaña rusa del precio del petróleo?

Aparte de la fortaleza del sector tecnológico, estos son asuntos con los que no se contaba a comienzos de año. Pero la mayor sorpresa para mí fue otra: ¡que la selección alemana quedara eliminada en la fase de grupos de la Copa del Mundo! Ninguno de mis gestores de riesgos habría podido prepararme para esto.

¿Cuáles cree que son los mayores desafíos para el año 2019?[2].

Existen circunstancias imprevisibles y enormes desafíos que hacen difícil aventurar un pronóstico. Resumiría estas circunstancias con la combinación de letras BRIFT, esto es, Brexit, una posible recesión en Europa, Italia, Francia y la agresiva política comercial de Trump. Si estas cinco plagas nos atacaran al mismo tiempo, continuaría la caída en los mercados bursátiles. Pero no soy tan pesimista. No todo tiene por qué salir mal. No obstante, 2019 será un año difícil.

Dejando a un lado los problemas políticos, la economía en general, y en particular la europea, tendrá una evolución claramente más débil que en los últimos años. Naturalmente que esto ejerce presión sobre el ambiente en las bolsas. Esto significa que en 2019 deberemos prestar atención principalmente a qué empresas tienen sus costes bajo control. Creo que las empresas con una disciplina de costes todavía pueden aumentar su cotización, incluso en caso de que las cifras de negocios se estanquen. Por otro lado, temo que los mercados de renta variable europeos se cuenten entre los más débiles, igual que el año pasado. Uno tiene la impresión de que Europa se encuentra oprimida entre los polos de Estados Unidos y China, y que ya no es capaz de beneficiarse de estos dos países. Por ello, los inversores extranjeros son reacios a invertir en Alemania y Europa.

Otro desafío sigue siendo el entorno de bajos tipos de interés, aunque esto ya se ha repetido hasta el cansancio. Desde el punto de vista del coeficiente riesgo-rendimiento, el mercado de bonos de Europa sigue siendo en gran parte poco atractivo. Si bien en Estados Unidos los bonos a corto plazo siguen ofreciendo rentabilidades bastante atractivas, aquí naturalmente es un factor importante el riesgo de tipo de cambio.

 ¿Dónde ve las oportunidades para el año 2019?[3].

En general, mi equipo y yo esperamos para el año 2019 un movimiento lateral volátil en los mercados de valores. Esto puede sonar no muy positivo en un primer momento. Sin embargo, un entorno de mercado de este tipo es conveniente para el enfoque de nuestro equipo, pues por lo general las fluctuaciones ofrecen oportunidades. Lo decisivo es reconocerlas a tiempo y aprovecharlas como es debido.

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 25 de febrero de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. DWS Investment GmbH CRC 065346 (01/2019)

1. Fuente: DWS International GmbH, a fecha cierre de diciembre de 2018.

2. Las predicciones se basan en supuestos, estimaciones, opiniones y modelos o análisis hipotéticos que pueden resultar incorrectos.

3.  Las predicciones se basan en supuestos, estimaciones, opiniones y modelos o análisis hipotéticos que pueden resultar incorrectos.

CIO View

Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento del Sitio Web y analizar su rendimiento. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puede consultar la Política de Cookies para más información o modificar sus opciones de privacidad.