Repensemos la inflación

Inflación: el índice que amenaza los ahorros

En un período de intereses bajos o negativos como el que actualmente atravesamos, la tasa de inflación disminuye el valor del dinero y del ahorro, especialmente el invertido de forma conservadora. Pese a todo, no hay que temer al fantasma de la inflación pues existen una serie de antídotos eficaces.

 

La inestabilidad política que vivió España en los años de transición hacia la democracia, junto con el estallido de la crisis del petróleo de 1973, provocaron la primera crisis moderna de la economía española en donde la inflación adquirió un gran protagonismo. Así, en 1977 España alcanzó el pico de 26,39% de IPC (Índice Precios al Consumo). En aquel tiempo, la vertiginosa devaluación del dinero trajo consigo una grave crisis económica. Hoy en día, no hay motivos para temer una hiperinflación de este tipo, pues si bien los precios de los bienes y servicios aumentan, lo hacen de forma relativamente lenta. Si analizamos los datos proporcionados por el INE (Instituto Nacional de Estadística), desde enero a julio de 2017, la tasa de inflación de España se situaba en una media de 2,3%. A modo de comparación, en la Eurozona la tasa de inflación se situaba en julio de 2017 en el 1,3 %.

 

Mini-intereses en cuentas de ahorro

Incluso en pequeñas dosis, la inflación puede ser un veneno para los ahorros. Especialmente si el capital está depositado en cuentas de ahorro que apenas abonan intereses. El dinero invertido de forma conservadora pierde poder adquisitivo año a año debido a los intereses reales negativos (tipo de interés del ahorro menos la inflación), incluso si la tasa de inflación es relativamente baja. Las consecuencias pueden ser graves a largo plazo. ¿Por qué? Debido al efecto del interés compuesto –al que Albert Einstein llamó una vez «la fuerza más potente del Universo». El interés es vital para la acumulación del patrimonio mientras la inflación puede resultar devastadora para el ahorro.

 

Un ejemplo de cálculo simplificado lo ilustra: con un 6 % de inflación el dinero pierde la mitad del poder adquisitivo en doce años. Un ahorrador que deposite 100.000 euros en una libreta de ahorros con bajos intereses, se expondría a unas pérdidas de casi 50.000 euros. Este fenómeno no es nuevo. Desde 2008, la media del interés real del dinero en depósitos a la vista es negativo. Pero, paradójicamente, el volumen de cuentas de depósitos sigue aumentando. Según datos del Banco de España, las familias españolas tenían a cierre de 2016 nada menos 790.000 millones de euros en sus bancos (512.000 en cuentas corrientes y 278.000 millones en depósitos a plazo).

 

Recetas contra la inminente pérdida de valor

¿Cómo se puede asegurar el valor del ahorro contra la inflación? La buena noticia es que existe una gran variedad de recursos contra esta amenaza que acecha. Un ejemplo son las acciones. Pues quien compre acciones se convierte en propietario de una empresa. Cuando el nivel de precios aumenta, los beneficios de la empresa también serán mayores, ya que puede obtener más dinero por sus mercancías y servicios. Pero esto solo se aplica a empresas que tienen una fuerte posición en el mercado y pueden imponer precios más elevados de forma regular. Quien prefiera dejar en manos de profesionales la selección de estas empresas, puede recurrir a los fondos de inversión. Según datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), el retorno medio de este tipo de activos en 2017 se ha situado en el 2,64%.

Contenido relacionado

¿Cómo podemos optimizar nuestro ahorro?

El crecimiento de nuestro patrimonio está estrechamente vinculado con la tasa de ahorro, de ahí que, a la hora de asegurarnos un futuro cómodo y sin dificultades económicas, el ahorro sea clave.

Repensemos los tipos de interés

Cuando los intereses no son una fuente de ingresos real, los inversores deben buscar alternativas.

Ahorro, conceptos básicos con otra perspectiva

En España, un 48% de los ahorradores siguen eligiendo los depósitos como fórmula de ahorro, según el último Barómetro del Ahorro del Observatorio Inverco (octubre 2017).

CIO View

Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento del Sitio Web y analizar su rendimiento. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puede consultar la Política de Cookies para más información o modificar sus opciones de privacidad.