DWS Concept ESG Blue Economy: el fondo de renta variable se centra en la protección de los océanos

Con DWS Concept ESG Blue Economy, DWS está ampliando su gama de productos temáticos ESG con un nuevo fondo de renta variable global. El objetivo del fondo, gestionado por Paul Buchwitz, es apoyar la "Economía Azul" y tener un impacto positivo en las acciones sostenibles de las empresas. Por tanto, la atención se centra principalmente en las acciones de empresas relacionadas con los ecosistemas costeros y marinos.

Las siguientes cifras dejan claro el potencial de la Economía Azul: "Se espera que la Economía Azul crezca dos veces más rápido que la economía establecida para 2030", dice Paul Buchwitz con miras al Día de los Océanos el 8 de junio de 2021. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) sitúa el valor global de los activos relacionados con los océanos en alrededor de 24 billones de dólares. Y el "producto oceánico bruto" anual de los océanos, de 2,5 billones de dólares, es tan grande que ubicaría a la Economía Azul en el octavo lugar entre las economías más grandes del mundo. Debido a la enorme importancia de los océanos, no solo como recurso económico, sino también para la preservación de los ecosistemas y la biodiversidad, la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI), junto con el WWF, ha definido criterios para cinco sectores relacionados con los océanos, que el fondo DWS Concept ESG Blue Economy ha integrado en el proceso de inversión.

Centrarse en la salud del ecosistema marino
El enfoque del fondo está, por ejemplo, en las empresas que ayudan a frenar la acidificación de los océanos, reducir la contaminación marina y aquellas que se ocupan del uso sostenible de los recursos marinos, los ecosistemas y la pesca sostenible. Estas incluyen empresas que contribuyen a la salud de los océanos y se centran en el consumo sostenible, reduciendo las emisiones de carbono y previniendo la contaminación del agua. También se hace hincapié en los sectores que dependen de los océanos, como el transporte marítimo y los puertos, la energía y los recursos, el turismo costero y la acuicultura.

Estrecho diálogo con las empresas
"Invertimos en empresas que ofrecen soluciones que pueden ayudar a que la Economía Azul sea más sostenible. Sin embargo, también nos centramos en empresas que utilizan el océano como recurso y ya han comenzado a transformar sus modelos de negocio o demostrar su voluntad de actuar de forma más sostenible en el futuro", explica Buchwitz. "Además, entablamos un diálogo intensivo con empresas seleccionadas que tienen un claro impacto negativo en el océano y que aún no se han embarcado en el camino correcto".

Proceso de participación en cooperación con WWF
En el contexto del fondo, DWS se basa en una asociación con WWF, la organización de conservación independiente más grande del mundo. "Esperamos trabajar en estrecha colaboración para establecer objetivos de sostenibilidad concretos y medibles para las empresas y documentarlos, revisarlos y evaluarlos de forma regular", dice el gestor de la cartera.

Parisa Shahyari, economista de WWF, agrega: "Al redirigir los flujos de capital hacia modelos comerciales sostenibles, la industria financiera tiene una enorme influencia que puede usarse para proteger el planeta. Al aplicar los criterios de conservación marina a las empresas, podemos trabajar con DWS para impulsar la transición de las industrias relacionadas con el mar. El hecho de que DWS, como gestora de activos, pueda utilizar sus derechos de voto o llamar la atención sobre la urgencia de pasar de modelos comerciales insostenibles en las discusiones con los responsables de la toma de decisiones, es particularmente relevante".

Con la asociación de WWF, DWS está ampliando su compromiso anterior con la conservación marina. Entre otras cosas, ha estado apoyando a la organización Healthy Seas desde 2019 para eliminar las redes de pesa abandonadas en los océanos del mundo (https://www.dws.com/ghostnets/).

font

CIO View