05.12.2019 Sostenibilidad

Invertir de forma sostenible: una estrategia que beneficia a todos

La sostenibilidad merece la pena, tanto para el medio ambiente como para las empresas y los inversores. Paul Buchwitz, gestor del fondo DWS SDG Global Equities, explica cómo funciona.

  • La inversión sostenible cada vez tiene mayor presencia.
  • Este tipo de fondos aprovecha su influencia para que las empresas operen de manera más sostenible.
  • Los inversores pueden aminorar los riesgos siguiendo esta estrategia.
5 minutos

En primer lugar, darte la enhorabuena. El fondo que gestionas, el DWS SDG Global Equities, acaba de cumplir un año desde su lanzamiento. Su orientación es perfecta para responder al debate actual que la sociedad ha generado sobre la sostenibilidad. ¿Cuál es tu percepción respecto a este tema?

La realidad es que el nivel de interés por los temas medioambientales y de sostenibilidad ha aumentado enormemente. Por un lado, se debe a la legislación, que está presionando en esa dirección. Por ejemplo, la UE quiere ser climáticamente neutral para el año 2050. Mientras tanto, en comparación con el pasado, el enfoque de los ciudadanos también ha cambiado completamente. Actualmente, los consumidores están muy interesados en conocer en qué condiciones se fabrican los productos y pueden decidir fácilmente si comprarlos o no. Además, las redes sociales también juegan un rol importante: la imagen de una playa llena de residuos plásticos se extiende por todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos gracias a aplicaciones como Instagram, entre otras. Los inversores no pueden ni quieren disociarse en absoluto de este debate social.

Actualmente, hay una amplia oferta de fondos sostenibles. ¿Qué hace que su fondo, DWS SDG Global Equities, se diferencie del resto?

Los análisis exhaustivos son la respuesta. Utilizamos los criterios ESG, por sus siglas, Medio Ambiente, Social y de buena Gobernanza, con este fin. Además, también preguntamos cuáles son las empresas que contribuyen realmente a, como mínimo, uno de los ODS. Esta abreviatura significa Objetivos de Desarrollo Sostenible y son los objetivos de sostenibilidad a largo plazo adoptados por las Naciones Unidas. Por ejemplo, uno de los objetivos cuenta con un enfoque de protección climática.

" “Los ODS están en el centro de la inversión sostenible”.

Paul Buchwitz

Y, ¿qué significa eso específicamente?

Utilizamos diferentes fases y filtros, en primer lugar, comprobamos si una empresa cumple con ciertos estándares ESG. Como segundo filtro, nos preguntamos específicamente qué hace una empresa, si realmente genera ventas, tal y como se contempla en al menos uno de los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas. Por otra parte, existen muchos fondos sostenibles que no realizan un análisis tan profundo. La norma, desde nuestro punto de vista, es que los ODS están en el centro de la inversión sostenible.

La ONU ha formulado hasta 17 de estos objetivos de sostenibilidad, ¿es posible que todos ellos se transfieran a una cartera sin dificultades?

No, actualmente sólo hay ocho que se pueden aplicar sin problemas. La “protección climática” es, sin duda, el objetivo más fácil de presentar como parte de una cartera. Los temas de “salud” y “conservación del agua” son de naturaleza similar. La conservación del agua se puede lograr con acciones emitidas por las corporaciones de servicios públicos, pero también invirtiendo en valores de ciertas compañías que remedian los sistemas de recolección de aguas residuales públicas y así aseguran que se filtre y se desperdicie menos agua.

¿Qué mercado desarrollado representó la mayor parte de las inversiones sostenibles del mundo en 2018?

Fuente: GSI, Global Sustainable Investment Review 2018, Página 9, Figura 4

¿Cómo se buscan empresas que realmente operan de forma sostenible?

Principalmente, buscamos estas empresas a través de los dos filtros a los que nos hemos referido anteriormente. Utilizamos la experiencia de proveedores de datos externos y especializados para ambas etapas. En la primera etapa hay seis proveedores y para la segunda etapa, por el momento, sólo hay uno. Sin embargo, a largo plazo nos gustaría poder tener acceso también a unos seis proveedores para la segunda etapa. Sólo de esta manera se llega a una evaluación consensuada, es decir, a una decisión uniforme por parte de los expertos en sostenibilidad.

En tu caso particular, ¿vives y trabajas de forma sostenible?

Por supuesto, incluso en el sentido más literario de la palabra. Soy de Berlín y sigo viajando desde Frankfurt a mi ciudad natal. Además, de vez en cuando uso el coche para hacerlo y aunque no parece una opción muy sostenible, la mayoría de las veces llevo a otras personas en mi vehículo. Eso es bueno para el medio ambiente porque el coche va ocupado y lo es también para mis pasajeros, que viajan desde Frankfurt a Berlín a un precio muy asequible. Otra ventaja es que yo también disminuyo mis gastos. Estamos hablando de una situación ideal para todos, como en el caso de las inversiones sostenibles, que benefician al medio ambiente, a la empresa y al inversor.

“¿El trabajo infantil? ¡Por supuesto que no!

No obstante, siguen existiendo casos recurrentes en los que, por ejemplo, los inversores sostenibles invierten su dinero en empresas que son perjudiciales para el medio ambiente.

Eso es cierto, sin embargo, el riesgo es considerablemente menor al seguir nuestro enfoque que si no se tuviera en cuenta la sostenibilidad. Por ejemplo, existen los riesgos de reputación: cuando leemos en un medio de comunicación que una empresa ha contaminado un depósito de agua o una presa, eso conlleva un factor negativo. No solo es malo para el negocio, sino también para el inversor. Al fin y al cabo, un incidente de este tipo ejerce una presión considerable sobre el precio de las acciones.

Es probable que un fabricante de placas solares sea el ejemplo clásico de una empresa sostenible. Pero, ¿y si trata no trata bien a sus empleados? ¿Incluiría sus acciones en la cartera?

Como he comentado anteriormente, dentro de nuestra primera etapa de filtrado nos aseguramos de que las empresas sean analizadas para comprobar si cumplen con ciertos estándares. Cada proveedor de fondos opera de manera diferente en este sentido. Actualmente, no tenemos ninguna empresa en nuestra cartera que invierta en sectores controvertidos. Por ejemplo, descartamos las acciones de empresas que generan más del cinco por ciento de sus ventas en tabaco. En tal caso, es irrelevante si cultivan patatas además del tabaco. Por consiguiente, si una empresa de energía solar no funciona de forma sostenible, entonces quedará atrapada en este filtro ESG. En realidad, estas cuestiones son recurrentes en el día a día. Otros dos posibles ejemplos pueden ser los siguientes: una gran empresa farmacéutica tiene productos de alta calidad, pero si hay una mínima sospecha de soborno no podemos comprar sus acciones. Lo mismo se aplicaría a un fabricante chino de baterías que adquiere el cobalto necesario para la producción en El Congo, donde el trabajo infantil es una realidad. Como podéis ver, la cadena de suministro también tiene una importancia decisiva. Por lo tanto, es fundamental para nosotros cooperar con proveedores de servicios externos y especializados que hacen sus deberes con diligencia.

Con este enfoque, ¿podemos decir que las empresas seleccionadas apenas difieren entre sí?

No, por un lado, alrededor del 25 por ciento de las compañías se clasifican en la primera etapa del filtrado, mientras que las restantes se incluyen en función de la calidad de la sostenibilidad. Esto se conoce como “el mejor de su clase”. Por otro lado, el universo de la inversión sigue siendo suficientemente amplio, incluso al final del proceso de inspección. Normalmente, identificamos de media alrededor de 650 acciones como campeonas de los ODS. Se trata de empresas que, en términos de ventas, contribuyen realmente a la consecución de los objetivos de sostenibilidad. Estos provienen de diferentes sectores, segmentos de la industria y regiones. En el fondo, mi tarea como gestor consiste en crear una cartera variada de 40 a 60 valores de renta variable.

¿Cómo determinar si una empresa es “ganadora” en sostenibilidad?

Lo medimos de forma bastante aproximada en función de las ventas generadas. Concretamente, nos preguntamos qué parte de las ventas genera una empresa al perseguir los objetivos de sostenibilidad. Es verdad que existen otros enfoques razonables, pero la cifra de ventas es sencilla, transparente y demostrable. De media, al menos el 50 por ciento de las ventas debe proceder de fuentes que se adhieran a los valores de los ODS. Algunas empresas del fondo incluso logran alcanzar el 75 por ciento. De este modo, cada compañía garantiza una pieza sostenible del fondo.

¿Cuál es tu influencia en las empresas en las que inviertes?

Sobre todo, confiamos en las conversaciones a puerta cerrada. Cuando invierto, les expongo claramente a los responsables de las empresas cuál es mi objetivo. Por ejemplo, que la compañía optimice aún más su comportamiento en materia medioambiental. Además, si es necesario, también indago en por qué se han descuidado ciertas medidas.

" “El enfoque ayuda a evitar o eludir riesgos indeseables”.

Paul Buchwitz

¿Cómo será el futuro? ¿Llegará un día en el que el dinero sólo se administre de manera sostenible? Según una encuesta de DWS, un tercio de los encuestados ya invierte así.

Todavía queda un largo camino por recorrer. No obstante, creo que algún día ese será el escenario en el que nos encontremos.

¿Qué es lo que más te motiva en el aspecto laboral?

Bajo mi punto de vista siempre es emocionante poder implementar nuevas tendencias en mi cartera, tanto como evitar el plástico en mi día a día. Si desempeño bien mi trabajo y la rentabilidad de mi fondo es evidente, entonces puedo recaudar una gran cantidad de dinero y luego canalizarlo hacia inversiones sostenibles. Al hacer esto, contribuyo de forma positiva con el medioambiente. Me siento orgulloso y no quiero tener que disculparme con mis hijos algún día por no haber hecho nada por un futuro mejor.

Por lo tanto, ¿la sostenibilidad no sólo significa tener que renunciar a algo?

No, ni cuando inviertes ni en tu vida personal. No me gustan las prohibiciones. Todos podemos hacer una contribución positiva sin tener que prescindir de ciertas necesidades. Los viajes en avión no tienen por qué ser eliminados por completo. Pero, ¿es realmente necesario un vuelo de Frankfurt a Düsseldorf? Probablemente no, sobre todo porque las tecnologías como la videoconferencia ayudan a evitar los viajes innecesarios.

Llevas invirtiendo de manera sostenible desde hace más de diez años. ¿Ha cambiado tu propia actitud durante el proceso?

En parte, sí. Me he vuelto mucho más sensible y, por supuesto, mucho más sostenible.

31.10.2019 Renta Variable

¿Guerra de divisas? Sin ganadores y con un riesgo de inversión al alza

¿Guerra de divisas entre EEUU, China y UE por conflicto comercial?

Renta Variable

Renta Variable

03.12.2019 Trend Talks

Los ETFs han traído la democratización de las inversiones

César Muro, Head of Passive Sales, en España & Portugal

1. https://funds.dws.com/es-es/fondos-de-renta-variable/lu1891311356-dws-invest-sdg-global-equities-lc/

CIO View

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.