24.07.2020 Renta Fija

¿Por qué ahora podría ser un buen momento para comprar bonos corporativos?

Los inversores de bonos se inclinan hacia los bonos del gobierno. Actualmente, los bonos corporativos con una buena calificación crediticia pueden convertirse en una buena alternativa.

  • La expansión de la COVID-19 también ha causado turbulencias en el mercado de bonos.
  • Para los bonos del Estado, el potencial de buenas rentabilidades y la diversificación se han reducido considerablemente durante las recientes subidas de precio.
  • Por lo tanto, podría ser un buen momento para aumentar el porcentaje de bonos corporativos en las carteras.
5 minutos

El Banco Central Europeo gastará 1.350 mil millones de euros

para estabilizar el mercado de bonos durante la crisis de la COVID-19

Los mercados mundiales de capitales se vieron enormemente afectados por la pandemia de la COVID-19 en la primera mitad de 2020. Los precios de las acciones sufrieron significativas presiones a la baja, pero luego experimentaron una rápida recuperación. Incluso los bonos del Estado se vieron inusualmente afectados y, los precios y las rentabilidades de los bonos corporativos demostraron ser, en ocasiones, muy volátiles.

¿Cómo han reaccionado los bonos corporativos de la eurozona durante los primeros seis meses del año? ¿Qué factores han influido a los precios y a la rentabilidad? ¿Cuál es su papel e importancia en una cartera muy diversificada? Vamos a repasar rápidamente qué ha sucedido durante la primera mitad del año y, analizaremos qué ocurrirá en el futuro.

¿Qué porcentaje de una cartera modelo equilibrada europea DWS son bonos corporativos investment grade europeos?

Fase 1: la calma antes de la tormenta

A principios de este año, muchos inversores europeos de renta fija estaban buscando inversiones que les proporcionasen un buen retorno. Las relajadas políticas monetarias adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) habían tenido como resultado rentabilidades bajas para los bonos del gobierno. Adicionalmente al Banco Central, la perspectiva de un crecimiento económico moderado con tasas de impago comparativamente bajas, así como la adquisición de bonos corporativos por parte del BCE en este sector tuvieron como resultado precios altos y baja rentabilidad. Algunos inversores buscaban una actuación más intensa y, por ello, se movieron a sectores de mayor riesgo y adquirieron bonos high-yield de empresas que tenían una baja calificación crediticia.

 

DWS_TABLA 24 1.JPG

Fuentes: Bloomberg Finance L.P., DWS Investment GmbH, a fecha de: 01/07/2020

Fase 2: El shock de la COVID-19

La situación cambió de forma abrupta con la rápida expansión de la enfermedad de la COVID-19 en Europa. En esos momentos la pandemia se extendió a gran velocidad por todo el mundo y se materializó la evidencia de que tendría un efecto devastador sobre la economía. Las previsiones de crecimiento para las naciones y regiones fueron revisadas tan rápido como las previsiones de beneficios de las empresas, siendo ambas un indicador clave en los mercados de acciones y bonos.

Como resultado de esta creciente incertidumbre, los precios cayeron, no solo los de las acciones, sino también los de los bonos corporativos. En cambio, las rentabilidades crecieron dado el gran riesgo de impago. Las fuertes fluctuaciones interrumpían el mercado temporalmente y, en ocasiones, era casi imposible encontrar un comprador para algunos bonos. Los bonos emitidos por empresas en sectores cíclicos sufrieron de forma considerable, ya que su desarrollo estaba estrechamente ligado a la economía global. En general, los márgenes de los bonos corporativos, si los comparamos con los bonos del gobierno de menor riesgo, crecieron de forma sustancial. De los 15 días en los que se registraron mayores incrementos de los diferenciales, cinco días fueron en marzo de 2020.

Fase 3: los bancos centrales y los gobiernos toman medidas

No obstante, la ayuda estaba en camino. No solo en forma de estímulos económicos desarrollados gradualmente, impulsados por varios gobiernos y por la Comisión Europea, sino también a través del Programa de Compras de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP), anunciado por el Banco Central Europeo el 18 de marzo, que abarcaba 750 mil millones de euros para adquisiciones de bonos. La Reserva Federal de Estados Unidos siguió pasos similares, dando a los mercados mundiales de bonos la liquidez necesaria y produciendo un cambio para el segundo cuatrimestre.

 

DWS_TABLA 24 2.JPG

Fase 4: un tono positivo a mitad de año

En abril de 2020, las empresas de la eurozona emitieron un volumen récord de bonos por valor de 66 mil millones de euros para fortalecer su liquidez. Por otra parte, la solvencia de muchas compañías sufrió tanto que la agencia S&P bajó las valoraciones de más de 1.800 empresas en todo el mundo debido a la pandemia. Mientras esto afectaba particularmente a las compañías estadounidenses, los denominados bonos investment grade en euros habían caído aproximadamente en torno al 3% del volumen general en el periodo que va hasta mediados de junio.

Sin embargo, los bonos corporativos continuaron ganando a finales del segundo cuatrimestre. La visión optimista de que el confinamiento generado por la COVID-19 no resultaría tan perjudicial como se esperaba en un principio fue evidente, al principio, en el mercado de acciones y, después, también en los mercados de bonos. Allí, el BCE proporcionó un impulso adicional cuando difundió el programa PEPP, con 600 mil millones de euros más a principios de junio, situando el total en 1,35 billones de euros. El índice iBoxx Euro Corporates, que refleja el mercado para el investment grade, los bonos corporativos denominados en euros, adelantaba el 30 de junio una actuación negativa de tan solo el 0,5% para la primera mitad del año 2020, una conclusión esperanzadora a estos seis meses de inestabilidad.

Perspectivas para los bonos corporativos

¿Cuál es la perspectiva para los bonos corporativos denominados en euros? Depende en gran medida de la pandemia. En la actualidad, los analistas esperan que la economía de la eurozona empiece a crecer de nuevo ya en el tercer cuatrimestre. Este impulso espera que el riesgo de los impagos corporativos permanezca, al menos, estable. El Banco Central Europeo desempeñó también un papel clave anunciando que pretendía continuar con su política monetaria flexible. Por lo tanto, la rentabilidad de los bonos del Estado de la eurozona debería mantenerse lo suficientemente bajos como para hacer que los bonos corporativos fueran atractivos como una alternativa de mayor rentabilidad.

Incertidumbres por resolver

Sin embargo, los riesgos permanecen. Un fuerte rebrote de la COVID-19 tendría un efecto negativo en los bonos corporativos, causando un incremento de la rentabilidad y provocando, con ello, una caída de los precios. Adicionalmente, aún no hay un consenso en relación al Fondo Europeo de Reconstrucción o de los términos del Brexit. Un factor decisivo serán las medidas impulsadas por el BCE y otros bancos centrales para apoyar al mercado. Los inversores parecen estar fijando sus esperanzas en estos factores: las entradas de capital en los bonos corporativos con mayores calificaciones casi alcanzaron el nivel del año anterior a principios de junio y, hay una buena razón para esto. El desarrollo durante los meses previos ha mostrado que, aunque las tasas de los bonos corporativos experimentaron fluctuaciones más fuertes que los bonos del gobierno, los inversores fueron compensados por este mayor riesgo a través de mayores rentabilidades.

Elegir los bonos acertados y tener el momento adecuado requiere amplios conocimientos y experiencia. Estas son buenas razones para permitir a un gestor de fondos profesional que haga el análisis y tome las decisiones de inversión específicas, en concreto, uno que esté especializado en esta clase de activos. Incluso si las perspectivas son buenas, hay que recordar que los bonos corporativos están expuestos a riesgos que van desde el descenso de los precios hasta la pérdida total si el inversor no puede seguir pagando su deuda. Esto se aplica también a los bonos que tienen una buena calificación crediticia.

Volver a la sección

Renta Fija

Renta Fija

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies