26.12.2019 Renta Fija

Bonos verdes en busca de emisiones de deuda realmente “verdes”

Los inversores apuestan cada vez más por los bonos que financian proyectos para proteger el medio ambiente. Sin embargo, este sector que está creciendo de forma tan rápida tiene su propia oveja negra.

  • Los bonos verdes recaudan fondos para proyectos respetuosos con el medio ambiente.
  • Lo cierto es que no todos los bonos verdes están a la altura de su nombre.
  • Un análisis exhaustivo permite a los inversores comprender si la financiación obtenida por un bono se destina realmente a proyectos que generan los beneficios ecológicos deseados.
4 minutos

Parques eólicos, plantas solares y electromovilidad: este tipo de proyectos pueden financiarse con los beneficios de los bonos “verdes”. Sólo en Alemania se comercializaron bonos verdes por un valor de 5.2 mil millones de euros en el primer semestre de este año. Esto significa que hay una amplia posibilidad de que el total de 6.600 millones de euros del año pasado se haya superado a finales de 2019.[1] 


Mientras tanto, el gobierno alemán está estudiando la posibilidad de crear un bono federal verde que financie proyectos sostenibles. Esta opción daría un impulso adicional al sector de valores emergentes.
Numerosas instituciones públicas y supranacionales actúan como emisoras de bonos verdes, así como bancos de desarrollo y bancos comerciales.


Del mismo modo, las empresas pueden obtener financiación utilizando esta clase de bonos emergentes, por ejemplo, para hacer que sus oficinas sean más eficientes desde el punto de vista energético o para cambiar su suministro de energía total o parcialmente a fuentes de energía renovables. El negocio de un emisor de bonos verdes no tiene por qué estar principalmente en el sector ecológico. “Lo que es crucial es que el proyecto que se está financiando cumpla con los requisitos ecológicos”, dice Christof Breuer, gestor del fondo DWS Invest Green Bonds.

No todos los bonos con etiqueta verde son realmente verdes

El análisis crítico puede excluir a las ovejas negras


Breuer es consciente de que el boom también tiene un lado oscuro. “El término ‘bono verde’ no está protegido legalmente”, señala. “Esto significa que, en teoría, cualquiera puede incluir la etiqueta verde en su bono”. Además, también es importante que los inversores eliminen las ovejas negras a través del análisis crítico.
“Es por eso que en DWS ponemos cada uno de los bonos en el punto de mira”, dice Breuer. “El cumplimiento de los Principios de Bonos Verdes es parte de nuestro análisis”. Se trata de una guía voluntaria publicada por la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA por sus siglas en inglés) para promover unos estándares mínimos de transparencia, divulgación y presentación de informes en el mercado de bonos verdes. “Cualquier emisor que no esté preparado para proporcionar informes detallados sobre sus sus proyectos, no cumplirá con nuestros estándares de bonos verdes”, explica Breuer. “Por esa razón, no pertenecerán a nuestra cartera”.


La Unión Europea también está introduciendo una normativa para los bonos verdes. En concreto, se trata de definir las categorías de proyectos permitidas, así como los requisitos mínimos de información y transparencia.

Las inversiones en bonos verdes apoyan indirectamente a los emisores de bonos, así como a los proyectos actuales

15.10.2019 Renta Fija

Cinco errores que los inversores de renta fija deben evitar

Los bonos siguen formando parte de las carteras equilibradas.

Renta Fija

Renta Fija

20.12.2019 Gráfico de la semana

Estados Unidos: una nación dividida

EEUU, una nación dividida consecuencia de la flexibilización monetaria

1. https://www.climatebonds.net/files/releases/media-release-germany-green-finance-deutsche-final-20190709.pdf

CIO View

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.