17.11.2020 Renta Fija

¿Cómo afectan los cambios demográficos a los tipos de interés?

Actualmente, los tipos de interés se están moviendo en valores de en torno al 0%. Pero, ¿son las políticas monetarias de los bancos centrales la única causa? La respuesta es no, dado que existen indicadores claros que demuestran que los cambios demográficos desempeñan un papel clave a este respecto.

  • Desde la década de 1980, ha habido una tendencia a la baja en la rentabilidad en los países industrializados.
  • Uno de los motivos principales de esta situación, además de las medidas de los bancos centrales, ha sido el envejecimiento de la población.
  • De esta forma, y ante la imposibilidad de crear riqueza a través de la inversión en bonos del gobierno, los inversores deben buscar alternativas.
para leer

Los datos muestran que, desde marzo de 2016, los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) han permanecido en 0%. Aunque en un principio se impulsaron como una respuesta a la crisis financiera de 2008 y a sus consecuencias en la zona euro, esta medida se ha extendido de nuevo debido al impacto de la pandemia del Coronavirus. Así, el BCE planea continuar esta estrategia hasta que las perspectivas de inflación de la eurozona “confluyan de forma clara en un nivel ligeramente inferior al 2%”;[1]  una premisa que podría tardar un tiempo en materializarse.

¿Cuáles es tu principal método de ahorro para la jubilación?

Para los inversores, esta política monetaria implica que, a día de hoy, los bonos gubernamentales como, por ejemplo, los bund alemanes, no están generando rentabilidad, a lo que se añaden otros efectos. En este terreno, la rentabilidad de los bonos a diez años cayó a valores negativos en enero de 2016 y, tras una leve recuperación, se movió de nuevo por debajo de cero a principios de 2019. Algunas de las razones por las que se produjo esta variación fueron, por un lado, las compras de bonos del BCE y, por otro lado, el deseo de los inversores de asegurar sus inversiones.  Así, la alta demanda hizo que aumentase el precio de estos bonos lo que, por su parte, derivó en una rentabilidad más baja y potencialmente negativa.

El reto del cambio demográfico

Sin embargo, el BCE y sus esfuerzos para relanzar la economía de la zona euro no son los únicos factores que han influido en este escenario. En términos generales, la rentabilidad proporcionada por los valores de renta fija emitidos por los países con una buena calificación crediticia ha descendido desde principios de la década de 1980. Por una parte, este hecho se asocia a la disminución de la inflación galopante que tuvo lugar en ese periodo; un hecho que implicó que los tipos de interés se redujesen en múltiples ocasiones. Por otra parte, los episodios de este tipo pueden relacionarse con las expectativas del mercado en torno a la inflación, que desempeñan un papel clave a la hora de determinar los precios en el mercado de valores y, por tanto, al determinar la rentabilidad de esos bonos, cuya subida se corresponde normalmente con la inflación.

Pero, ¿hay algún otro factor responsable de la rentabilidad tan baja que se está registrando? Desde hace algún tiempo, los bancos centrales y los economistas han estado rastreando este fenómeno y, en este sentido, han identificado una tendencia más que puede tener un efecto negativo en la rentabilidad: el cambio demográfico. Una población envejecida, especialmente en los países industrializados, en ocasiones trae consigo una ralentización del crecimiento poblacional o incluso una disminución de la población mundial.

 

¿Hay un exceso de ahorro global?

Con el fin de poner a prueba esta teoría, en años anteriores se han realizado dos estudios a gran escala y los resultados fueron publicados tanto por el BCE[2] como por el Instituto Económico Alemán (Institut der deutschen Wirtschaft)[3] de Colonia, en Alemania. Aunque las investigaciones científicas han tomado enfoques algo distintos, ambos están llegando a las mismas conclusiones. De esta forma, el estudio del Instituto Económico Alemán confirmó la tendencia y determinó que la persistencia de la baja rentabilidad no es parte de las típicas tasas de interés circunscritas a la teoría monetaria.[4] Los analistas económicos de Colonia destacaron tres teorías [5] que, entre otros factores adicionales, podrían explicar este fenómeno.

En primer lugar, la teoría del exceso de ahorro global supone que, desde hace algún tiempo y a nivel mundial, hay más capital destinado al ahorro que a la inversión. El antiguo presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, señala que esto se debe a que, a la vista del aumento de la esperanza de vida de una población cada vez más envejecida, hay mayor tendencia al ahorro, pues se trata de un grupo de edad que quiere destinar sus finanzas personales a su jubilación. De este modo, y dado que la oferta de capital supera a la demanda, el precio para obtener este dinero -la rentabilidad- es, en términos generales, más baja que en el pasado.

Por ello, la teoría del cambio demográfico predice que el nivel de los activos financieros que se ahorran para la jubilación y para otros propósitos aumentarán a mayor velocidad que la demanda de inversión que, por su parte, continuará haciendo que disminuya la rentabilidad a largo plazo. Asimismo, la desaceleración del crecimiento poblacional hará que disminuyan las necesidades de inversión. Complementando a esta teoría es posible mencionar la teoría del estancamiento secular, propuesta, entre otros, por Larry Summers, antiguo presidente del Banco Mundial. Esta teoría afirma que una ralentización del crecimiento poblacional y unos precios relativamente bajos de los bienes de capital pueden disminuir los precios de forma sostenida.

Una tendencia a la baja: desaparición de la rentabilidad de los bonos del gobierno

La rentabilidad de los bonos del gobierno emitidos en Alemania ha estado disminuyendo desde los años ochenta, a excepción del interludio provocado por la reunificación alemana.

Grafico demografia DWS.JPG

Fuente: Bundesbank, a fecha de septiembre de 2020

 

En esta coyuntura, los analistas del Instituto Económico Alemán esperan que los cambios demográficos tengan un efecto notorio y duradero en la rentabilidad y, por lo tanto, consideran que los tipos de interés permanecerán más bajos de lo que lo estaban a finales de la década de 1980. A través de un modelo matemático, los expertos predicen que en Alemania, por ejemplo, la rentabilidad actual solo va a aumentar del -0,4% al +0,5% entre los años 2016 y 2035, y que luego caerá de nuevo a cero de cara a 2050. [6]

Alternativas a los bonos del gobierno

Desde un punto de vista académico, hay numerosos indicadores, especialmente entre los países industrializados, que indican que la rentabilidad baja no es un fenómeno pasajero, sino un indicador estructural.  A pesar de que no se puede descartar que los tipos de interés actuales puede subir, estas subidas nunca alcanzarían sus niveles anteriores.

¿Cómo afecta esta situación a los ahorradores? Es muy probable que los inversores que esperan que la rentabilidad aumente con la esperanza de crear una riqueza sostenible a través de bonos del gobierno investment grade queden decepcionados. Este es el caso particular de los jóvenes ahorradores, que no pueden apoyarse en este tipo de bonos para generar el efecto de interés compuesto necesario para ahorrar de cara a su jubilación. No obstante, todavía hay alternativas que ofrecen la oportunidad de obtener una rentabilidad mayor. Así, los inversores tendrán que asumir un mayor riesgo y, por ejemplo, invertir en valores de renta fija procedentes de mercados emergentes o cambiar a bonos corporativos. Además, los fondos de renta variable que presentan enfoques diversificados y perfiles de riesgo variados también podrían ser una buena posibilidad.

Volver a la sección

Renta Fija

Renta Fija

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

1. Fuente: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2020/html/ecb.mp200716~fc5fbe06d9.en.html

2. Fuente:https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/scpwps/ecb.wp2258~32d1cdba97.en.pdf, a fecha de marzo de 2019

3. Fuente: https://www.iwkoeln.de/fileadmin/user_upload/Studien/Report/PDF/2018/IW-Report_2018-47_Declining_Real_Interest_Rates.pdf, a fecha de 28/11/2018

4. Fuente: https://www.iwkoeln.de/fileadmin/user_upload/Studien/Report/PDF/2018/IW-Report_2018-47_Declining_Real_Interest_Rates.pdf, p. 25, a fecha de 28/11/2018

5. Fuente: https://www.iwkoeln.de/fileadmin/user_upload/Studien/Report/PDF/2018/IW-Report_2018-47_Declining_Real_Interest_Rates.pdf, p. 5-7, a fecha de 28/11/2018

6. Fuente: https://www.iwkoeln.de/fileadmin/user_upload/Studien/Report/PDF/2018/IW-Report_2018-47_Declining_Real_Interest_Rates.pdf, p. 24-25, a fecha de 28/11/2018

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 23 de septiembre de 2020 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Las rentabilidades pasadas no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. DWS International GmbH. Traducido del CRC 078478 (09/2020)

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies