15.10.2019 Renta Fija

Cinco errores que los inversores de renta fija deben evitar

Aunque los tipos de interés son bajos, los bonos siguen formando parte de las carteras equilibradas. A la hora de invertir en renta fija, los inversores deben estar al tanto de ciertas cuestiones.

  • Los bonos suelen reaccionar de forma brusca a los cambios de los tipos de interés básicos, pero los inversores a largo plazo no deberían prestar mucha atención a estas fluctuaciones.
  • Es más importante vigilar la inflación.
  • Al igual que los inversores en renta variable, los inversores de renta fija deben comprender y analizar la situación financiera del emisor.
3 minutos

Los inversores más reacios al riesgo invierten a menudo una parte de sus activos en bonos. De hecho, los valores de renta fija pueden constituir una aportación de lo más “sensata” a una cartera. En ciertas fases del mercado, los bonos y las acciones a menudo no están correlacionados, de modo que las pérdidas en un tipo de inversión pueden ser compensadas por las ganancias en el otro. Además, los pagos regulares de intereses de valores de renta fija pueden añadir estabilidad a una cartera.

Los bonos gubernamentales y los bonos corporativos con investment grade se consideran de bajo riesgo. Se trata de títulos de renta fija que las agencias de rating, como Morningstar y Moody’s, califican como de riesgo particularmente bajo. Sin embargo, esta fiabilidad no es gratuita. Por lo general, a cambio de un mejor nivel de calificación crediticia, los inversores deben aceptar los bajos intereses de estos valores y, en casos extremos, pueden incluso deslizarse hacia un territorio negativo. En tales supuestos, los inversores están incluso pagando para mantener estos valores de menor riesgo en sus carteras.

En general, invertir en bonos puede tener sentido, siempre y cuando los inversores eviten los siguientes errores:

1.No reaccionar de forma exagerada ante las fluctuaciones de los tipos de interés a corto plazo

Los tipos de interés tienen un impacto significativo en los precios de los bonos. Así, si los tipos de interés suben, los precios de muchos bonos bajan, y viceversa. Si se invierte directamente en bonos, estas fluctuaciones no pueden evitarse durante el plazo del bono.

Lo mismo se aplica a las inversiones de capital: la paciencia vale la pena. Si un inversor mantiene un bono hasta su vencimiento, se paga el valor nominal completo del bono. El inversor consigue la rentabilidad prometida en el momento de la compra y cualquier fluctuación provisional del precio no afecta al resultado.

Por el contrario, si el bono se vende anticipadamente, la situación es diferente. En ese caso, dependiendo de cómo se haya movido el precio del bono, el inversor puede vender el bono con beneficios, pero también con pérdidas. Por lo tanto, el resultado es más predecible si el bono se mantiene hasta su vencimiento.

2. No sobrestime las ventajas de los bonos a corto plazo cuando la curva de rentabilidad es plana

Cuando la curva de rentabilidad es plana, algunos inversores se sienten tentados a cambiar de vencimientos largos a vencimientos cortos. Los expertos hablan de una curva de rentabilidad plana cuando los bonos a corto tienen una rentabilidad similar al de los bonos a largo plazo. En ese escenario, ¿por qué deberían los inversores inmovilizar sus activos durante mucho tiempo si no se les recompensa por ello?

La respuesta tiene que ver con la distribución del riesgo en la cartera. Las razones para comprar bonos son típicamente el bajo riesgo y la estabilidad. Si el mercado cae en picado, los precios de los bonos a largo plazo a menudo suben y pueden compensar cualquier pérdida. Si bien, los inversores que cambian demasiado pronto a bonos a corto plazo renuncian esta ventaja.

3. No ignore la inflación

Para los inversores en bonos, la tasa de inflación es mucho más importante que las tendencias en los tipos de interés a corto plazo. Sobre todo, en el caso de las inversiones a largo plazo, existe el riesgo de que la inflación consuma los beneficios con el paso del tiempo.

La tasa de variación anual del IPC en España en agosto de 2019 ha sido del 0,3%, 2 décimas inferior a la del mes anterior[1].

En este escenario, un bono a diez años que se mantenga hasta su vencimiento debería pagar un interés de al menos el 0,3% por ciento para que sea una inversión que valga la pena. Los inversores que están satisfechos con los bajos tipos de interés y no tiene en cuenta la inflación pueden perder parte de sus activos.

No obstante, puede tener sentido incluir un bono de bajo interés en una cartera ampliamente diversificada, por ejemplo, para proporcionar una mejor diversificación del riesgo. En ese caso, otras inversiones como las acciones y los bonos high yield, deberían garantizar que la rentabilidad total de la cartera supere la inflación.

[1] Instituto Nacional de Estadística, Septiembre 2019

4. No subestime los riesgos de los bonos high yield

Los bonos high yield son atractivos debido a sus altas rentabilidades. Sin embargo, esta atractiva promesa de high yield siempre conlleva un mayor riesgo. Los emisores de bonos podrían encontrarse en dificultades económicas y no pagar el interés prometido o bien no pagar el valor nominal del bono. En tales casos, los inversores deben considerar cuidadosamente si el tipo de interés más alto compensa el riesgo.

Si se pretende que los bonos estabilicen una cartera, sólo se debe incluir un pequeño número de valores high yield. Particularmente, esto es cierto en el caso de los bonos corporativos. Las empresas muchas veces tienen dificultades para pagar sus deudas cuando los mercados bursátiles caen, lo que significa que los riesgos aumentan tanto en la clase de activos de renta variable como en la de renta fija al mismo tiempo, reduciendo así el efecto estabilizador de la renta fija. En cambio, los bonos gubernamentales y los bonos corporativos con grado de inversión a menudo se benefician de la caída de los mercados bursátiles, pero ofrecen tipos de interés comparativamente bajos.

5. No confíe ciegamente en las calificaciones

El hecho de que las agencias de calificación crediticia clasifiquen un bono como particularmente seguro no significa que se excluyan todos los riesgos de crédito. Las agencias de calificación pueden estar equivocadas. Asimismo, frecuentemente reaccionan con relativa lentitud a los nuevos acontecimientos. Por lo tanto, los inversores no deben omitir nunca hacer su propia evaluación de las perspectivas de negocio del emisor antes de invertir. ¿Son sólidos los fundamentales? ¿Está bien el entorno económico? ¿Se ha producido alguna evolución reciente que pudiera haber afectado al éxito de la actividad del emisor? Los inversores solo deben considerar seriamente invertir cuando estas preguntas hayan sido respondidas.

CONCLUSIÓN: Los bonos pueden contribuir a la diversificación del riesgo, pero la prudencia a la hora de seleccionar es esencial. Los inversores deben prestar especial atención a la inflación y a los datos fundamentales sobre la actividad del emisor. Además, los inversores que quieran dormir bien por la noche, también deben pensar a largo plazo y mantener los bonos hasta el vencimiento, independientemente de las fluctuaciones de los tipos de interés.

Para reducir los riesgos de impago, los inversores en bonos no deberían poner todos sus huevos en la misma cesta. La máxima diversificación reduce significativamente el riesgo y, en general, lleva a una mayor rentabilidad a largo plazo. Los fondos de bonos ofrecen una forma especialmente buena de conseguirlo. Los inversores en fondos de bonos se benefician de una mejor diversificación que los compradores individuales de bonos. Además, los gestores de fondos asumen la tarea de evaluar y seleccionar los valores de forma individual.

DWS ofrece a los inversores una amplia gama de fondos que invierten en renta fija.

 

Selección de fondos de renta fija. 

04.09.2019 Renta Fija

¿Cómo afecta la caída de los tipos de interés a la rentabilidad?

¿Qué significa el último cambio de la política monetaria de los bancos centrales?

Renta Fija

Renta Fija

31.10.2019 Renta Variable

¿Guerra de divisas? Sin ganadores y con un riesgo de inversión al alza

¿Guerra de divisas entre EEUU, China y UE por conflicto comercial?

CIO View

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.