29.07.2021 Renta Fija

Bonos: la inflación y la política monetaria marcan el ritmo

En los últimos meses, los tipos de interés han subido en el mercado de bonos. Sin embargo, las estrategias de los fondos de gestión activa deberían seguir siendo más rentables que las inversiones individuales.

  • Desde principios de año, el aumento de la inflación ha provocado un aumento notable de las tasas de interés en el mercado de bonos.
  • Esto ha hecho aumentar la especulación sobre el fin de la política monetaria expansiva de los bancos centrales.
  • Sin embargo, parece poco probable que se produzca un final abrupto del apoyo a la política monetaria. Lo más probable es que se reduzca gradualmente.
para leer

“Compre bonos, no tome pastillas para dormir y eche un vistazo a los periódicos“. Así podríamos reformular el conocido consejo del gurú y experto en bolsa del siglo XX, André Kostolany, para describir la situación actual de las inversiones en valores fijos.

Solo con comprar y mantener no es suficiente para la mayoría de bonos, sobre todo para los títulos de deuda pública, supuestamente seguros

En la cita original, Kostolany dijo que para lograr una buena rentabilidad de las acciones, uno debe comprar valores, sentarse de brazos cruzados y mantenerlos durante mucho tiempo, incluso en las fases turbulentas del mercado. Pero, ¿el consejo es aplicable a los bonos? "En un entorno de tipos de interés bajos, la recomendación no debería aplicarse a muchos sectores", afirma Oliver Eichmann, gestor de fondos de DWS Eurozone Bonds Flexible. En este caso, comprar y mantener hasta el vencimiento a menudo ha sido un planteamiento con pérdidas, especialmente con los títulos de deuda pública de países industrializados como Estados Unidos y Alemania, que se consideran seguros. La estrategia solo tuvo éxito cuando se aplicó a valores con un mayor riesgo de impagos, como por ejemplo bonos del Estado emitidos por mercados emergentes o bonos corporativos de alta rentabilidad.

Ahora, en las últimas semanas, el aumento de la rentabilidad del mercado como resultado del aumento de las tasas de inflación ha traído movimiento al mercado. En Estados Unidos, los tipos de los bonos han vuelto a subir notablemente junto con la inflación real de los precios, y los inversores se preguntan cuánto durará.

La política actual del Banco Central marca el ritmo en el mercado de bonos.

Todos los ojos están puestos en los bancos centrales, ya que su política monetaria influye en la evolución general de los tipos de interés. En los últimos años, las medidas de política monetaria se han centrado en proporcionar liquidez al sector empresarial a través de bajos tipos de interés y compra de deuda, y esto ha sido aún más intenso desde el comienzo de la pandemia. Las tipos de interés oficiales permiten a los emisores de bonos reunir capital en condiciones favorables, mientras que el aumento de los programas de compra de bonos por parte de los bancos centrales aumenta la demanda en el mercado, lo que respalda los precios de los bonos. "El aumento de los precios de los bonos significa una caída de las rentabilidades futuras", explica Eichmann. Por lo tanto, agrega, "una estrategia de compra y retención es poco atractiva para los inversores en muchos valores con bajo riesgo de impago.

Los bancos centrales tienen que sopesar cuándo contener la inflación

El aumento de la inflación a ambos lados del Atlántico, sumado al planteamiento de que la economía se encaminaba hacia la recuperación, ha alimentado las especulaciones sobre el fin de la política monetaria expansiva en un futuro próximo. En la situación económica actual, los bancos centrales tienen que sopesar más cuidadosamente si cambiar la palanca de "estimular la economía" a "reducir la inflación" y cuándo hacerlo.

Los expertos de DWS esperan que las tasas de inflación sean relativamente altas en los próximos meses. Sin embargo, dado que esto se considera principalmente una consecuencia de la reactivación de la economía real después de la profunda crisis pandémica, es probable que se trate de un crecimiento temporal. En dos o tres años, la inflación debería volver a ser más moderada, ya que la economía aún no está funcionando a su capacidad y la demanda de los consumidores está moderada debido al mayor desempleo. "A fin de cuentas, esperamos que los bancos centrales solo reduzcan de manera gradual y muy cautelosa su apoyo a la política monetaria y, por lo tanto, frenen el actual aumento de los tipos de interés", dice Eichmann.

Una gestión activa puede lograr una rentabilidad real positiva de los bonos

Para los inversores, es probable que el mercado de bonos siga siendo un desafío. Esto se puede ver especialmente en el hecho de que en los Estados Unidos las rentabilidades de los tipos de interés fijos últimamente no han aumentado al mismo ritmo que la inflación. Los inversores que quieran obtener una rentabilidad espectacular con inversiones con intereses incluso después de deducir la inflación tendrían que invertir en bonos con más riesgo y, por tanto, de mayor rentabilidad, como los bonos corporativos.

Para aquellos que quieran seguir invirtiendo en bonos pero quieran dormir tranquilos, los fondos de gestión activa podrían ser una buena opción en comparación con una inversión individual, por ejemplo, una con un alto riesgo de impago. La diversificación del riesgo es una ventaja de los bonos. "Como gestor de fondos, puedo reaccionar rápidamente a las nuevas novedades del mercado y ajustar continuamente los vencimientos de los bonos", dice Eichmann, experto en DWS. La selección activa de valores le ofrece la oportunidad de aprovechar las oportunidades de precios y lograr mayores rentabilidades.

Es probable que los bancos centrales reduzcan su política monetaria expansiva muy lentamente a pesar del crecimiento de la inflación

Renta Fija

Renta Fija

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

CIO View