17.08.2020 Gráfico de la semana

¿Debería preocuparnos la caída de los tipos de interés reales?

Aunque los rendimientos de los bonos estadounidenses llevan meses estancados, las expectativas de inflación van en aumento mientras caen los tipos de interés reales, una combinación que normalmente no resulta muy positiva para el crecimiento económico.

para leer

Aunque la tendencia lateral que vienen siguiendo los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense desde el mes de abril pueda parecer aburrida, resulta más interesante si separamos sus dos componentes: los tipos de interés reales y las expectativas de inflació[1]

Las expectativas de inflación se desplomaron al principio de la crisis del coronavirus y han ido recuperándose gradualmente desde los mínimos de marzo. Ahora mismo, la expectativa de inflación implícita supera el 1,6% anual a lo largo de los próximos diez años, una cifra ligeramente inferior a la media de los últimos cinco años [2]Los tipos de interés reales, por su parte, han seguido cayendo, superando incluso el mínimo histórico que marcaron durante la crisis financiera mundial: como puede verse en nuestro Gráfico de la Semana, en agosto los tipos de interés reales cayeron hasta el -1,1% [3]

En teoría, los tipos de interés reales deberían reflejar las expectativas de crecimiento, por lo que el aumento de las expectativas de inflación, combinado con la caída de los tipos de interés reales, implica que el mercado espera que la economía entre en un estado de estanflación.

No obstante, conviene ser prudentes con esta interpretación porque, en los últimos años, la capacidad del mercado de bonos para predecir la tendencia de crecimiento o para frenar el recalentamiento de la economía o el exceso de gasto gubernamental a menudo se ha visto debilitada. Aunque esta situación responde a diversos factores, el principal ha sido los masivos programas de compras de los bancos centrales. No cabe duda de que la existencia de un comprador que no tiene un objetivo de precio sino un objetivo de cantidad distorsiona los precios. Por eso, las compras de los bancos centrales influyen de forma implícita en los tipos de interés reales, reduciendo su capacidad para reflejar las expectativas de crecimiento.[4] En vez de eso, los tipos de interés reales se han convertido en un instrumento del banco central para estimular el consumo y la inversión.

Para los inversores preocupados por las potenciales consecuencias inflacionarias de las masivas intervenciones de los bancos centrales, los bonos ligados a la inflación y el oro pueden servir como instrumentos de cobertura adecuados, señala Jörn Wasmund, responsable de Renta Fija en DWS.Gráfico chart of the week 17.08 def..JPG

* Vencimiento a 10 años 
** Tasa de inflación implícita calculada a partir del diferencial entre el tipo de interés nominal y real de los bonos del Tesoro estadounidense
Fuentes: Banco de la Reserva Federal de St. Louis, DWS Investment GmbH a 11/8/2020.

Volver a la sección

Gráfico de la semana

Análisis de métricas clave para entender las tendencias y oportunidades en los mercados mundiales.

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

1. Técnicamente, las expectativas de inflación pueden calcularse comparando los rendimientos de los bonos nominales y de los bonos ligados a la inflación

2. Bloomberg Finance L.P., a 11/8/2020

3. Bloomberg Finance L.P., a 6/8/2020

4. No obstante, no sabemos si los tipos de interés reales serían positivos sin las compras

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies