18.12.2020 Renta Variable

“Una estrategia basada en dividendos podría ser una buena opción para los inversores más enfocados a la rentabilidad”

De acuerdo con el gestor Thomas Schuessler, la rentabilidad del precio de las acciones y los dividendos conformarán una estrategia de inversión clave durante los próximos años.

  • La pandemia global y la peor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial han marcado profundamente el mercado de valores.
  • En este contexto, muchas empresas, en especial en Europa, han tenido que reducir o cancelar por completo sus dividendos.
  • A pesar de ello, el fondo DWS Top Dividende pudo aumentar su distribución hasta los 3,65 euros por acción con respecto a años anteriores.
para leer

"Mientras que muchas empresas -principalmente en Europa- tuvieron que reducir o cancelar sus dividendos, nosotros fuimos capaces de evitar esta tendencia casi por completo gracias al DWS Top Dividende"

Thomas Schüßler, Gestor de fondos

* Los dividendos no están garantizados. Sus payouts pueden variar o cancelarse por completo.

Señor Schuessler, el año 2020 está encarando su recta final. Nos encontramos inmersos en una pandemia global que, durante el segundo trimestre, desembocó en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, la economía ha remontado. ¿Cómo han sido para usted los últimos once meses como gestor del fondo Top Dividende?

Como inversor en dividendos, este año ha sido especial para mí. Si se dividiese el MSCI World Index[1] en dos mitades se podría observar lo que ha sucedido en el mercado de valores. Por un lado, las acciones growth son algo caras, mientras que, por otro lado, las value tienen un precio barato. El resultado[2] es una brecha que, en octubre de 2020, era el doble de grande que el primer pico del boom de Internet que se produjo hace ya veinte años. Así, en el año 1999 había un bull market o mercado alcista, mientras que, ahora mismo, el impulso tecnológico es mayor. De esta forma, para seguir el ritmo del mercado es necesario mantener las acciones de bajo dividendo en las carteras -o incluso ninguna-. Pero ese no es mi objetivo.

¿Cómo ha sido posible alcanzar un payout de 3,65 euros por acción en un contexto de mercado en el que muchas empresas han reducido o incluso cancelado por completo sus dividendos como consecuencia del coronavirus?

Se debe principalmente a un estilo de inversión a largo plazo orientado a empresas de calidad, en las que fuimos capaces de hacer una mayor distribución este año que el anterior. En este sentido, invertimos principalmente en acciones de empresas que muestran unos flujos de caja estables incluso en tiempos de crisis. Adicionalmente, más de dos tercios de nuestra cartera está invertida en sectores menos cíclicos, [3]  lo que incluye la sanidad, los servicios regulados y las telecomunicaciones, a la par que en la fabricación de productos no cíclicos como[4] artículos de higiene y alimentos. En el escenario actual, las empresas de este tipo de sectores han sufrido una caída de precios significativamente inferior a la de las compañías cíclicas. Desde la perspectiva de los dividendos, la historia ha sido igual que en otras crisis: ha habido algunos golpes, pero el fondo se ha mantenido en la misma línea debido a que hay más empresas aumentando sus dividendos que reduciéndolos.

Con un valor del 3%, la distribución de la rentabilidad del fondo en 2020 está por encima de la tasa de inflación actual. Pero es solo una cara de la moneda: la otra es su comportamiento.

Exactamente. En el fondo DWS Top Dividende nos centramos en acciones de empresas que tienen una rentabilidad del dividendo por encima de la media,[5] a la par que en un crecimiento atractivo del mismo. Este estilo de inversión funciona bien a largo plazo pero, sin embargo, en el crecimiento actual del mercado, se da una situación que no se veía desde la década de los 2000: las acciones con una rentabilidad atractiva de los dividendos son menos populares.

¿Significa esto que cuanto menor sea el dividendo mejor será su comportamiento en términos absolutos?

Sí, esa afirmación resumiría correctamente la situación actual del mercado. Si bien el rally del mercado de valores se ha producido, en gran medida, por los valores tecnológicos líderes en Estados Unidos, el resto del mercado está en números rojos -en algunos casos con porcentajes de doble dígito-. Ahora mismo, las grandes firmas estadounidenses no están pagando dividendos y, como inversor orientado a la distribución, no las incluyo en mi lista de compra.

En este sentido, ¿implica esto que tu fondo no se beneficiará de la tendencia alcista de las acciones tecnológicas?

Como inversores de dividendo, generalmente invertimos más en estrategias de crecimiento global que en acciones tecnológicas. Sin embargo, un 10% de los activos del fondo se encuentran invertidos en acciones tecnológicas que presentan un perfil de dividendo atractivo. En esta coyuntura, estos activos han tenido un buen comportamiento durante los últimos meses.

Thomas Schüßler

Gestor de fondos

Parece que ha habido alguna señal positiva dentro de las acciones clásicas de los dividendos.

Sí, así es. Incluso las acciones tecnológicas, -en especial aquellas vinculadas a los semiconductores o los sectores de consultoría IT- han sido las claras favoritas en términos de comportamiento, aunque, por ejemplo, las acciones de minería de oro también han experimentado una coyuntura favorable gracias al elevado precio de este metal precioso. Asimismo, las acciones de los servicios regulados, así como las relativas a los activos de consumo no cíclicos, han contribuido positivamente al comportamiento general del DWS Top Dividende fund debido a la estabilidad de sus ganancias. 

No obstante, su equipo podría haber sido un poco más pragmático y haber optado por comprar acciones con una baja rentabilidad en los dividendos. ¿Lo cree así?

Es verdad que podríamos haber optado por esa perspectiva, pero no sin haber cambiado la filosofía y los fundamentos de la estrategia del DWS Top Dividende. Esto se debe a que invertir en acciones que tienen una baja rentabilidad en los dividendos podría haber tenido un impacto negativo en el payout anual, como hemos observado en los fondos de dividendos de uno o dos competidores. Sin embargo, para nosotros el DWS Top Dividende sigue siendo un fondo de renta variable con un enfoque conservador que ofrece pagos por encima de la media a los inversores que se orientan a los ingresos. Al margen de los pequeños cambios que puedan producirse en el mercado, esta situación no va a cambiar en el futuro.

¿Qué le diría a los inversores que temen que los fondos tradicionales de dividendos desaparezcan?

Hay estrategias clásicas que todavía funcionan y, desde mi punto de vista, esto se aplica a los fondos de dividendos tradicionales. Esta década pasará a la historia de los mercados de capital como la década de los tipos de interés cero y, por ello, los inversores deben buscar fuentes de ingresos alternativas. Para un perfil como este, una estrategia de dividendos clásica es y seguirá siendo una buena elección.

¿Podría darnos algún ejemplo concreto a este respecto?

Sí. Supongamos que se invirtieron 10.000 euros en el DWS Top Dividende fund en el año 2003: las distribuciones totales recibidas habrían aumentado hasta 10.280 euros. [6] A fecha de hoy, por lo tanto, se habría recuperado el capital invertido tan solo con las distribuciones. De la misma forma, se poseería una cartera por un valor aproximado de 22.000 euros. Aunque un comportamiento pasado no es garantía de obtener el mismo resultado en el futuro, este ejemplo muestra la capacidad que tiene una estrategia de dividendos. [7]

Volvamos a la dicotomía entre el growth y el value. ¿Cuáles son sus expectativas con respecto a un cambio de tendencia en este terreno?

Preguntarse qué podría motivar esta rotación podría arrojar algo de luz sobre esta cuestión. La aprobación y distribución de una vacuna contra la COVID-19 podría ser el detonante pues, como se ha observado, los anuncios de estas características en el campo sanitario ya han generado una pequeña rotación. Si la economía se reactivase, podrían generarse ventajas muy favorables para las acciones value.

En lo que respecta a las perspectivas de futuro, ¿qué pueden esperar los inversores del fondo DWS Top Dividende en términos de distribución y comportamiento el próximo año? [6]

Existen múltiples factores que influyen en el comportamiento del fondo, por lo que resulta difícil predecir cuál será su comportamiento a un año vista. Por el contrario, sí que se puede estimar su payout. Actualmente, nuestra cartera tiene una rentabilidad media para los dividendos de un 4%. Además, espero que las empresas aumenten ligeramente sus pagos de dividendos durante el próximo año. Por todo ello, soy optimista en las distribuciones del DWS Top Dividende fund de cara a 2021.

"Hay estrategias clásicas que todavía funcionan y, desde mi punto de vista, esto se aplica a los fondos de dividendos tradicionales"

Thomas Schüßler, Gestor de fondos

Fondo relacionado

DWS Top Dividende LD

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

1 . Se trata de un índice de acciones global que monitoriza el comportamiento de más de 1600 acciones procedentes de 23 países industrializados.

2 . Todas las empresas listadas pueden dividirse en las categorías de growth y value. En comparación con las acciones growth, las value tienen un crecimiento menor y son, por tanto, menos populares entre los inversores. Sin embargo, dado que no necesitan mucho capital en el futuro, pueden generar beneficios en forma de dividendos en vez de reinvertir en el negocio.

3 . Las empresas cuyo desarrollo está más ligado a cómo se comporta la economía en su conjunto se describen como “empresas sensibles a los ciclos económicos”. Así, si la situación económica no es buena, estas compañías y el precio también se resienten.

4 . Se trata de las acciones de empresas que fabrican productos que cubren las necesidades básicas de la vida humana, como las bebidas o los medicamentos. Estas empresas presentan una demanda tradicionalmente estable, con independencia de la situación económica en la que se encuentren.

5 . Importe de la distribución de los beneficios a los accionistas (dividendo) en tanto por ciento del precio actual de las acciones.

6 . Los dividendos no están garantizados. Sus payouts pueden variar o cancelarse por completo.

7 . Cálculo del valor de la cartera, incluyendo las ventas iniciales y excluyendo la reinversión de las distribuciones. Los costes individuales, como las tasas, las comisiones y otros cargos no se han tenido en cuenta para el cálculo y podrían tener un impacto negativo en el valor de la cartera si se tuviesen en cuenta. Un comportamiento pasado no es un indicador fiable de un comportamiento futuro. La presentación se realiza a modo de ejemplo.1 Lanzamiento del DWS Top Dividende: 28 de abril de 2003, año fiscal acortado (28 abril – 30 septiembre de 2003) 2 basado en una inversión inicial de 10500 euros en la fecha de lanzamiento (200 unidades a 52,50 euros cada una); con precio inicial de la acción que incluye un 5% de tasa inicial, a fecha de octubre de 2020. Fuente: DWS International GmbH

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies