01.10.2020 Renta Variable

Todo lo que hay que saber sobre el riesgo de divisa

¿Es peligroso el riesgo de tipo de cambio para los inversores? ¿Cuándo merece la pena protegerse?

  • Las fluctuaciones de las divisas pueden tener un impacto significativo en el éxito de una inversión.
  • Sin embargo, si los inversores tienen un horizonte temporal a largo plazo pueden eliminar el riesgo de tipo de cambio en los fondos de renta variable sin necesidad de cobertura.
  • Por el contrario, los fondos de renta fija son más sensibles al impacto del riesgo de divisa.
para leer

El riesgo de divisa puede incrementar hasta un 40% el riesgo de inversión en acciones extranjeras.

Pese a que el otoño ya ha comenzado, el dólar estadounidense sigue sumido en la depresión estival. Desde mediados de abril, esta divisa ha estado perdiendo peso frente al euro, de forma que, por ejemplo, en agosto la tasa de cambio del euro había ascendido hasta los 1,20 dólares, frente a los menos de 1,10 dólares que valía a principios de verano. Aunque la moneda europea parece ser una de las pocas ganadoras de la crisis del coronavirus, no ha ayudado a los inversores a situar sus asignaciones denominadas en dólares pues, para ellos, la debilidad del dólar ha sido una clara desventaja.

Así, por ejemplo, el S&P 500, el mayor índice bursátil de Estados Unidos, ascendió un 8,35% en dólares desde comienzos de 2020 hasta la entrada de septiembre. Sin embargo, esta misma ganancia calculada en euros supone un 2,57%.

En esta coyuntura, ¿deberían los inversores tomar medidas y protegerse frente al riesgo de tipo de cambio? La respuesta es que depende de la situación.

El riesgo de divisa es una parte significativa de la crisis general

Las divisas suelen fluctuar, entre otros motivos, debido a las decisiones presupuestarias, a los movimientos de los tipos de cambio, cuando cambia la balanza de pagos o cuando surgen crisis geopolíticas. Por ello, las fluctuaciones de las divisas son un fenómeno diario y global. 

En este sentido, los cálculos muestran que el riesgo de divisa puede suponer hasta un 40% del riesgo total de la inversión cuando en esta se asignan activos de acciones extranjeras.

Una observación más exhaustiva revela que entre 1975 y 2009 cerca de un 36% de los riesgos totales en acciones estadounidenses ampliamente diversificadas y a corto plazo fue debido a las fluctuaciones de las tasas de cambio. Así, para las acciones japonesas el impacto fue de cerca de un 30%, mientras que las acciones británicas se situaron por encima del 28%.

El largo plazo anula la necesidad de una cobertura

Sin embargo, hay un contraargumento muy convincente: por lo general, los fondos no invierten para maximizar los beneficios cortoplacistas, sino para acumular activos a largo plazo. De esta forma, cuanto más largo sea el horizonte de inversión, más probable es que desaparezca el efecto de las fluctuaciones de las divisas, lo que supone que hay menor necesidad de protegerse frente a los futuros riesgos de divisa[1].

Por ejemplo, si se compara uno de los índices de mercado más grandes del mundo, el MSCI World, con su homólogo en cobertura de divisas, el MSCI World (Hedged), se observa que la diferencia entre las rentabilidades casi se atenúa en un periodo temporal de 20 años. En este caso, invertir en la cobertura más cara no habría merecido la pena a largo plazo.

Las fluctuaciones en las tasas de cambio se equilibran mutuamente en el largo plazo

Gráfico artículo riesgo cambiario 01.10.JPG

El MSCI World (Euro) y el MSCI World Hedged Euro se comportan igual de bien en un horizonte temporal a veinte años.  

En un periodo de tiempo largo, las diferencias entre la rentabilidad de las acciones debido a las fluctuaciones de las tasas de cambio se atenúan.

Las mayores divisas mundiales fluctúan en torno a un 10% anual.

La cobertura puede tener sentido para países sobreponderados y para bonos

No obstante, la cobertura puede ser útil para aquellas carteras que presentan una sobreponderación de alguna divisa extranjera, en especial si esa divisa ya ha demostrado ser más volátil que el dólar, el euro o el yen en el pasado, como es el caso, por ejemplo, de la lira turca, el rand sudafricano o el peso argentino.

Del mismo modo, cuando se invierte en bonos hay muchos argumentos en pro de una cobertura frente al riesgo de tipo de cambio. Esto es porque, en general, los fondos de renta fija son más sensibles al riesgo de divisa. A nivel estadístico, las mayores divisas mundiales fluctúan en torno a un 10% anual y son, por lo tanto, dos veces más volátiles que los bonos del gobierno estadounidenses, pero solo la mitad de volátiles que las acciones.[2]

La cobertura de divisas y los fondos de renta fija

Así, la rentabilidad de los fondos de renta fija, que es actualmente más baja debido al periodo de tipos de interés bajos, puede ser absorbida por las fluctuaciones de los tipos de cambio mucho más rápido que la rentabilidad de las acciones. Si se quiere evitar ese riesgo, es posible que sea necesario pagar cuotas superiores por una variante cubierta.

En conclusión, cuanto mayor sea el horizonte de inversión, menor será el número de inversores que necesite proteger sus inversiones en divisas extranjeras. En el caso de las acciones, el riesgo de divisa puede desaparecer en un horizonte temporal largo porque, en ocasiones, los inversores obtienen beneficios de las fluctuaciones de divisas y, en otras, presentan pérdidas. Sin embargo, los escenarios siempre son diversos y cambiantes, por lo que los inversores deberán pensar detenidamente en el riesgo de tipo de cambio cuando asignen bonos u otras divisas que, tradicionalmente, son más volátiles, como es el caso de las que proceden de mercados emergentes.

Comportamiento del S&P 500 en los últimos cinco años

Tabla riesgo cambiario 01.10.JPG

Un comportamiento pasado no es un indicador fiable de un comportamiento futuro.

Volver a la sección

Renta Variable

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

1. Mirar al futuro es una forma de cubrirse frente a las fluctuaciones de las divisas. Las empresas de fondos y los inversores adquieren contratos que establecen una tasa de cambio para el futuro una vez que la transacción ha concluido.

2. Fuente: https://www.dasinvestment.com/currency-overlay-strategien-das-geheimnis-um-die-waehrungsabsicherung/

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies