09.09.2021 Renta Variable

"Mis inversiones están orientadas al largo plazo”

Una entrevista con el gestor del fondo DWS Akkumula, Andre Koettner, en la que explica en qué se centra a la hora de seleccionar los activos de renta variable y cómo alinea el buque insignia de los fondos de renta variable de DWS de cara al futuro.

  • DWS Akkumula cumple 60 años. Con un patrimonio de unos 6.500 millones de euros, este fondo de renta variable es uno de los pesos pesados del universo DWS.
  • El gestor del fondo, Andre Köttner, persigue un estilo de inversión a largo plazo, sin dejarse desanimar por las fluctuaciones intermedias de los precios.
  • Especialista en valores de alta tecnología, tiene grandes expectativas en la inteligencia artificial y en el segmento de los semiconductores.
para leer

Andre, llevas ocho años dirigiendo DWS Akkumula, que ahora celebra su 60 aniversario. Con el buque insignia de DWS, usted está naturalmente en el punto de mira. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

He estado trabajando como gestor de fondos durante más de 20 años, principalmente, en la gestión de vehículos que sirven de inversión básica para los ahorradores. La clave es construir una cartera equilibrada que combine estabilidad con oportunidades de crecimiento. Mis inversiones están orientadas al largo plazo, rara vez cambio la estrategia. Cuando se ve cómo funciona el mercado de valores, se descubre que no se puede ganar a largo plazo con compras y ventas a corto plazo. Este último enfoque es muy común en EE.UU., donde la atención se centra a menudo en los informes trimestrales y el flujo de noticias. Yo adopto un enfoque diferente y analizo a fondo cada empresa antes de invertir. ¿Cómo está posicionada la empresa a largo plazo, quiénes son los competidores y cuáles son las oportunidades de desarrollo? Me hago una idea reuniéndome con los directivos in situ, pero también tengo en cuenta las evaluaciones de los clientes o proveedores. Al final de este proceso de selección encuentro empresas cuyas acciones estoy dispuesto a mantener durante los próximos diez años.

Andre Koettner

""En el campo de la tecnología, la biotecnología e Internet, no hay forma de evitar a Estados Unidos". "

Andre Koettner,

DWS Akkumula invierte en todo el mundo. ¿Hay en la actualidad ciertos países que favorezcan o eviten especialmente?

No invierto tanto por ponderaciones de países, sino que me fijo en el lugar donde las empresas realizan sus ventas. Hay muchas empresas que generan gran parte de sus ingresos fuera de sus fronteras nacionales.

En lo que respecta a los sectores de la tecnología, la biotecnología[1] e Internet, no hay forma de evitar a los Estados Unidos. Sin duda, China tiene que ponerse al día en términos de cultura accionarial. Pero no hay que subestimarla porque piensa de forma muy estratégica y persigue planes a largo plazo. Esto puede verse, por ejemplo, en la forma en que está invirtiendo en África, construyendo la Ruta de la Seda y con una industria, con poder de permanencia y mucho dinero. Por el momento, las empresas chinas están fuertemente posicionadas en los campos futuros de la robótica y la automatización. Taiwán y Corea del Sur, por el otro lado, están a la cabeza de la producción de semiconductores. En el ámbito de los productos básicos de consumo, es decir, las empresas que producen artículos de uso cotidiano, actualmente me inclino por Europa.

¿En qué medida ha cambiado la COVID-19 su visión de ciertos sectores?

En un principio, pensé que el asunto se acabaría en unas semanas y que la caída de los precios sería una buena oportunidad para entrar en el mercado. Al fin y al cabo, ya habíamos experimentado los brotes del virus del SARS y de la gripe porcina, que no tuvieron un impacto duradero. Pero pronto se hizo evidente que la COVID-19 está cambiando de manera fundamental ciertos sectores. Los operadores de comedores y servicios de catering para escuelas, empresas o eventos, por ejemplo, sufrieron mucho con el cierre y cayeron en números rojos. Lo mismo ocurrió con las compañías aéreas. Por supuesto, esto se refleja en los balances de las empresas. Aunque hayamos vuelto a la normalidad, una empresa con mayores deudas tiene que valorarse de forma diferente, a pesar de que no haya cambiado nada en el modelo de negocio. La dirección ya no es totalmente dueña de sí misma, sino que tiene que orientar su estrategia hacia el pago regular de los intereses y las amortizaciones.

La fuerte subida del mercado bursátil estadounidense el año pasado estuvo impulsada principalmente por los diez principales valores tecnológicos del S&P 500.[2] ¿Nos dirigimos a una burbuja en las acciones tecnológicas o están justificadas las altas valoraciones?

El buen comportamiento de las cotizaciones de las empresas tecnológicas no es un fenómeno nuevo, sino una tendencia que venimos observando desde hace diez años. Las empresas con mayor valor de mercado pertenecen ahora todas al sector tecnológico. Sin embargo, el sector no es tan homogéneo como podría parecer. Hay empresas que tienen una valoración más favorable que el S&P 500 en términos de relación precio-beneficio.  Por otro lado, están los que defienden que hay mucha fantasía de precios y que son considerablemente más caros, especialmente en los sectores de Internet o la electromovilidad. Está claro que muchas de ellas no cumplirán las grandes expectativas que las rodean. Sus oportunidades y riesgos no guardan una buena proporción, por lo que, invierto en ellos de forma muy selectiva en el mejor de los casos y con pequeñas posiciones. Y luego están los verdaderos pesos pesados con sus posiciones de tipo monopólico. En promedio, no son significativamente más caros que el mercado en general, pero prometen mayores perspectivas de crecimiento, por lo que no hay manera de evitarlos.

Durante mucho tiempo, el gobierno y el Congreso de EE.UU. han visto cómo estos pesos pesados se hacían cada vez más poderosos. ¿Cree que las empresas están amenazadas por razones de competencia, como lo estuvieron en su día las industrias del petróleo y las telecomunicaciones?

El tema no desaparecerá de la opinión pública, pero no creo que Estados Unidos se atreva a dar ese paso. Es posible que se produzcan pequeños pinchazos, como obstáculos a las adquisiciones, sanciones fuera de EE.UU. o mayores impuestos. Pero al final, estas empresas dominantes son importantes para Estados Unidos porque las necesita para estar a la vanguardia de tecnologías clave como la inteligencia artificial. Además, la historia ha demostrado que cuando se disolvió la Standard Oil en Estados Unidos, las empresas resultantes seguían siendo muy dominantes. Probablemente no sería diferente con muchas de las empresas tecnológicas actuales. Incluso si se disolvieran, sería difícil competir con las empresas escondidas. Por lo tanto, desde el punto de vista de un inversor, no creo que una ruptura destruya mucho valor; realmente no importa mucho si mantengo todo el grupo o sus partes individuales.

Has mencionado la posibilidad de aumentar los impuestos a las empresas. Recientemente, los siete mayores países industrializados acordaron un impuesto mínimo global del 15% para las empresas multinacionales. ¿Qué podría significar esto para el sector tecnológico y su estrategia de evasión fiscal?

Esto tendrá sin duda un impacto. Las empresas multinacionales son muy inteligentes y flexibles a la hora de trasladar las ventas y los costes para pagar los mínimos impuestos posibles. También creo que las exenciones fiscales que el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impulsó para las empresas estadounidenses se retirarán gradualmente. Todavía no está claro cómo se diseñará el impuesto mínimo global y qué vacíos legales quedarán. Habrá que analizarlo en detalle una vez que los hechos estén sobre la mesa. Pero, en general, debería reflejarse en los beneficios de las grandes empresas tecnológicas, lo que a su vez será decisivo para la valoración bursátil.

¿En qué deben fijarse los inversores en el sector tecnológico hoy en día? ¿Qué innovaciones son especialmente prometedoras?

Todo el segmento de los semiconductores está experimentando un desarrollo apasionante. Los chips se utilizan cada vez en más productos y constituyen la base de las futuras tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial. Muchas de las tecnologías necesarias para la fabricación están en manos de empresas estadounidenses. Estas intentan mantener a raya a China al no exportar allí las instalaciones de producción más modernas. China, pero también otros países, están reaccionando a esto, construyendo sus propias industrias de chips para intentar ser menos dependientes de Estados Unidos. Esto debería beneficiar a las empresas proveedoras que suministran los equipos para las nuevas plantas de semiconductores en Asia y Europa.

Los datos son el nuevo petróleo y la IA es la nueva electricidad. Las grandes empresas tecnológicas de EE.UU. tienen la ventaja de contar ya con amplias recopilaciones de datos. Pero China está aún mejor posicionada porque permite que las empresas sean un monopolio, que a cambio comparten datos con el gobierno. Esto permite desarrollar algoritmos aún mejores.

""En el fondo DWS Akkumula, los productos básicos de consumo y el sector sanitario actúan como un amortiguador en la cartera si los mercados se vuelven más difíciles" "

Andre Koettner,

El presidente de EE.UU., Joe Biden, ha anunciado recientemente inversiones multimillonarias en investigación y desarrollo porque teme que EE.UU. pueda quedarse atrás tecnológicamente. ¿Comparte usted su opinión?

Su preocupación está ciertamente justificada si se observa el ejemplo de los semiconductores. Hasta hace unos años, Estados Unidos era el líder en la producción de chips de alto rendimiento con estructuras cada vez más finas. Hoy, Taiwán y Corea del Sur llevan la voz cantante. Dado que China reivindica tradicionalmente a Taiwán, pero el estado insular mantiene una estrecha colaboración con EE.UU., existe la posibilidad de un conflicto. Biden quiere ahora intentar atraer más producción de chips a su propio país.

Estuviste mucho tiempo en Silicon Valley y también pasaste unas semanas en China. ¿Qué se llevó de allí?

Silicon Valley es un lugar único para los fundadores de empresas. Ofrece condiciones especiales en varios aspectos: Stanford y Berkeley son dos universidades punteras que apoyan a sus estudiantes en el camino hacia el autoempleo. Además, la gente se caracteriza por una mentalidad especial. Todo el mundo prefiere ser su propio empresario antes que ocupar un puesto alto en la empresa de otro. Además, allí viven muchas personas ricas que están dispuestas a apoyar las buenas ideas con inversiones iniciales. Cuando se consiguen los primeros éxitos, los capitalistas de riesgo locales entran en escena para impulsar la idea. Y, por último, el Valle alberga empresas tecnológicas financieramente fuertes que están dispuestas a pagar miles de millones por empresas de nueva creación con éxito. Los fundadores de empresas que han ganado dinero de este modo pueden, a su vez, extender cheques a otros fundadores. Esto crea un ciclo que sólo existe allí.

¿Y cuál es la situación en China?

Ahora hay tanto capital de riesgo como en los Estados Unidos, en parte privado, y en parte estatal. El progreso también puede verse en el desarrollo de universidades de renombre. Sin embargo, el intercambio internacional no es ni mucho menos tan intenso y la mentalidad tiende a ser más ordenada que creativa y dinámica. Por otra parte, han surgido varios centros en los que tienden a fundarse empresas, por ejemplo en torno a las metrópolis de Shenzen, Hangzhou, Shanghai y Pekín. Sin embargo, todavía no existe un sistema de circulación como el de Silicon Valley.

Tras las alentadoras noticias sobre las vacunas Corona del pasado otoño, las existencias de la sustancia, olvidada durante mucho tiempo, han vuelto a resurgir. ¿Continuará esta tendencia?

Soy bastante escéptico en cuanto a la división en valores de valor y crecimiento o en valor y crecimiento. Básicamente, el modelo de negocio es decisivo para la dinámica de crecimiento.

Si uno entiende los valores intrínsecos como un ancla de estabilidad, para DWS Akkumula, además de los valores tecnológicos, me concentro en empresas con modelos de negocio que puedo analizar con previsión a largo plazo. Esto no es posible, por ejemplo, con los valores de materias primas de los sectores del petróleo, el mineral de hierro o el cobre, porque los precios de éstos son increíblemente difíciles de prever. Utilizo los productos básicos de consumo y el sector de la salud como un amortiguador en la cartera en caso de que los mercados se vuelvan más difíciles, porque las empresas suelen tener modelos de negocio muy fiables. No cabe duda de que volveremos a vivir tiempos más difíciles en los mercados bursátiles. En comparación con el pasado, las acciones tienen un valor bastante alto en este momento. Sin duda, esto se debe también a la falta de alternativas en el mercado de inversión.

Como gestores de fondos, tienen que vigilar tanto los riesgos como las oportunidades. ¿Qué podría empañar el ánimo de los mercados de valores y dónde acechan los mayores riesgos?

Básicamente, puedo imaginar todo tipo de riesgos que podrían llevar a una corrección en el mercado. Las oportunidades y los riesgos siempre van juntos en el mercado de valores. Por otra parte, todavía tenemos tipos de interés negativos, lo que podría animar a los fondos de pensiones o a las compañías de seguros a aumentar sus cuotas de acciones. A largo plazo, el desarrollo económico es el factor decisivo en el mercado de valores, y DWS Akkumula participa en este desarrollo. Casi siempre está invertido en su totalidad, por lo que como gestor de fondos no tengo que preocuparme constantemente de la cuota de acciones y de las tenencias de efectivo como un gestor de activos clásico. Creo que el hecho de que los alemanes tiendan a poseer muy pocas acciones es mucho más importante que la cuestión de los posibles riesgos. Cualquiera que quiera conservar o aumentar su capital no puede evitar invertir parte de él en la bolsa.

Usted estudió matemáticas y física. ¿En qué medida le ayuda eso en el día a día de la gestión de fondos?

Muchos caminos llevan a la profesión de gestor de fondos. Como matemático y físico, al principio era ciertamente exótico, pero ya no. Por supuesto, lo que hice durante mis estudios no se refleja directamente en el trabajo clásico de un gestor de fondos. Pero los matemáticos tenemos la ventaja de pensar de forma muy analítica y estructurada y de guiarnos menos por las emociones. Nos cuestionamos las cosas de forma crítica y conocemos los procedimientos estadísticos para cribar grandes cantidades de datos en busca de determinadas propiedades. Eso es definitivamente útil para una gestión exitosa de la cartera.

Fondo relacionado

Renta Variable

DWS Akkumula LC

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

1. Ciencia interdisciplinar que se ocupa del uso de enzimas, células y organismos completos en aplicaciones técnicas. Entre otras cosas, se trata de desarrollar procesos nuevos o más eficientes para la producción de compuestos químicos, así como para métodos de diagnóstico.

2. Índice bursátil compuesto por las acciones de 500 de las mayores empresas estadounidenses que cotizan en bolsa.

CIO View