18.01.2021 Sostenibilidad

Cuatro preguntas que se hacen los inversores sobre la ESG

Los productos de inversión sostenible están en auge. Sin embargo, los inversores deberán ser capaces de responder a algunas preguntas esenciales antes de invertir en fondos que impacten en la sociedad y en el medio ambiente a largo plazo.

  • La inversión sostenible está de moda: concretamente, en 2019 España alcanzó un total de 285.454 millones de euros gestionados siguiendo esta filosofía, un incremento del 36% respecto al año anterior.
  • No obstante, los inversores deben prestar atención a las estrategias de cada uno de los fondos, pues la selección de empresas funciona de forma diferente en cada una de ellas.
  • Si los inversores quieren invertir de manera sostenible, hoy en día existen opciones disponibles en casi todos los tipos de activos.
para leer

Cada vez hay más personas que adoptan un estilo de vida sostenible, por ejemplo, a través de la compra de productos que protegen el medio ambiente, que son cultivados de forma orgánica o que traen beneficios a la sociedad en el largo plazo.  De esta forma, la naturaleza de los objetivos o proyectos en los que invierten es un factor que se está volviendo importante para los inversores. Así, en 2019, la inversión sostenible alcanzó un total de 285.454 millones de euros gestionados en España durante 2019, un incremento del 36% respecto al año anterior.[1]

Aquellos que deciden invertir de forma sostenible tienen un amplio abanico de opciones, pues el rango de productos financieros verdes o sociales ha experimentado un aumento significativo. En este escenario, la respuesta a cuatro preguntas clave dará a los inversores la brújula que necesitan en la creciente marea verde de productos sostenibles.

¿Cómo ponderar la disponibilidad, el riesgo, la rentabilidad y la sostenibilidad?

Existen tres aspectos básicos que influyen mutuamente y que condicionan la estrategia clásica de inversión.  Junto a la disponibilidad de una cierta clase de activo, es posible citar el peso de su rentabilidad, su riesgo y el equilibrio entre ambos. Si, por ejemplo, un inversor se centra en la rentabilidad, es posible que tenga que asumir un riesgo mayor. Sin embargo, si el foco se pone en la seguridad de la inversión, la rentabilidad podría verse reducida. Para los inversores que valoran la sostenibilidad, existe un cuarto parámetro a tener en cuenta a la hora de decidir un producto de inversión.

La buena noticia es que el factor de la sostenibilidad no tiene un efecto negativo sobre la rentabilidad y el riesgo de una inversión, sino todo lo contrario. Así, un informe de la Universidad de Hamburgo que incluye 2000 estudios que abordan este tema muestra que los fondos de renta variable sostenible, en ocasiones, tienen un comportamiento igual o mejor que sus respectivos competidores.[2]  Asimismo, un estudio del proveedor de calificaciones Scope confirma que, al contrario de lo que sucede en las inversiones tradicionales, las inversiones sostenibles pueden vincularse con unos riesgos más bajos, pues es común que realicen un análisis más exhaustivo. Por lo tanto, el objetivo se centra en minimizar los riesgos a la par que en reconocer oportunidades adicionales que quedan al margen de la inversión tradicional. En este sentido, y durante un periodo de cinco años, el estudio de Scope muestra que los fondos sostenibles no solo generan los mismos buenos resultados en términos de rentabilidad, sino que son menos susceptibles a las fluctuaciones. [3]

Esto significa que, dado que una inversión sostenible no afecta negativamente al comportamiento de los activos y puede, al mismo tiempo, minimizar los riesgos, los inversores pueden dar a este tipo de enfoque un peso significativamente elevado en las carteras.

Del criterio de exclusión al best in class - ¿Cómo se mide la sostenibilidad?

En ocasiones cabe plantearse qué hace que un fondo sea un fondo sostenible. Para alcanzar esta categoría, algunos fondos excluyen a sectores controvertidos, como pueden ser, por ejemplo, las industrias del carbón y de las armas. No obstante, hay, al menos, otros cuatro principios de selección que suelen combinarse en la práctica. En este contexto, el enfoque de exclusión puede ir acompañado del “best in class”: aquí, una vez realizado un proceso de exclusión, se procede a seleccionar a las mejores empresas de un sector en línea con los criterios de sostenibilidad establecidos. Esto incluye tres dimensiones fundamentales de la gestión sostenible: la triada ESG, que incluye la prudencia ecológica (medio ambiente), la responsabilidad social (sociedad) y el buen gobierno corporativo.

Para evaluar cómo de sostenible es una empresa en sus operaciones, DWS ha desarrollado su propio software de selección. De este modo, el llamado ESG Engine utiliza datos procedentes de cinco agencias de calificación especializadas en distintos criterios ESG para crear sus propias valoraciones para empresas o sectores particulares. La lista de selección resultante sirve de base para los analistas y gestoras de fondos a la hora de hacer recomendaciones de inversión y tomar decisiones.

Los gestores de fondos de DWS se basan en los datos de cinco agencias de calificación ESG.

En este terreno, Petra Pflaum, CIO for Responsible Investments en DWS, recomienda a los gestores de fondos adoptar un enfoque pragmático: “A primera vista, no todas las empresas superan un escrutinio de sostenibilidad exhaustivo. Las evaluaciones equilibradas del ESG Engine ayudan a nuestros gestores de fondos a tomar decisiones más justificadas cuando seleccionan empresas”.

"Cuando se habla de sostenibilidad es importante fijarse en los detalles. En ocasiones, tras una primera impresión no se superaría un examen más exhaustivo."

Petra Pflaum, CIO for Responsible Investments, DWS

Todo en verde - ¿Puede una cartera ser completamente sostenible?

En última instancia, los inversores han de preguntarse hasta dónde llega el abanico de las inversiones sostenibles. En este sentido, ya es posible encontrar un homólogo sostenible en la mayoría de las clases de activos más comunes, de forma que, por ejemplo, en 2019, las acciones, los bonos corporativos y los bonos soberanos tuvieron la mayor proporción. Al mismo tiempo, un 7% de todas las inversiones sostenibles ya estaban invertidas en los activos alternativos, como es el caso de los productos básicos o el sector inmobiliario.

A modo de síntesis, es posible señalar que hay muchas opciones disponibles a la hora de optar por un producto financiero y depende de cada inversor decidir qué importancia tiene la sostenibilidad para ellos a la hora de invertir.

Fondos relacionados

DWS Invest SDG Global Equities LD

Sostenibilidad

DWS Invest ESG Equity Income LC

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

1 . Fuente: Spainsif - https://www.expansion.com/ahorro/2020/10/29/5f9ab456468aebc8588b4574.html

2 . ESG & Corporate Financial Performance: Mapping the global landscape https://institutional.dws.com/content/_media/K15090_Academic_Insights_UK_EMEA_RZ_Online_151201_Final_(2).pdf.

3 . Fuente: https://www.scopeanalysis.com/ScopeAnalysisApi/api/downloadstudy?id=9e4c5c1d-d0e8-48fb-b5f8-8cca84b5a384

CIO View