07.08.2020 Multiactivos

Cómo funciona la diversificación del riesgo en un entorno de tipos de interés bajos

Los bonos gubernamentales ya no aportan el mismo valor que antes en cuanto a la diversificación del riesgo en una cartera de renta fija. Estos son los motivos y las alternativas disponibles.

  • Los elevados precios y la baja rentabilidad hacen que los bonos del gobierno sean menos atractivos.
  • La diversificación del riesgo sigue siendo un factor clave para los inversores.
  • Aunque los bonos corporativos de alta calidad, el oro y el mercado inmobiliario tienen perfiles de riesgo diferentes a los de los bonos del Estado, todavía pueden actuar como alternativas de inversión.
para leer

16,96%

fue el incremento del precio del oro en la primera mitad de 2020 en dólares americanos, lo que convirtió a este metal precioso en el ganador absoluto entre los principales tipos de activos, de acuerdo con el World Gold Council. Los inversores fueron capaces de compensar parcialmente las pérdidas generadas por las acciones a través de sus reservas de oro.

Fuente: World Gold Council

Entre los inversores se consideraba una ley de hierro: si el precio de las acciones cae, es probable que suba el precio de los bonos del gobierno. Los expertos se refieren a este fenómeno como “correlación negativa”. Tradicionalmente, los bonos gubernamentales de alta calidad desempeñan dos funciones en la cartera: por un lado, proporcionaban retornos previsibles; por otro lado, ofrecen una perspectiva razonable del efecto compensatorio de rentabilidad durante las fases de estrés del mercado de renta variable.

Como telón de fondo a este mecanismo de larga duración, los precios del mercado de renta variable caen de forma generalizada cuando hay amenazas de recesión. Al mismo tiempo y, como norma general, los bancos centrales bajan sus tipos de interés básicos en estos periodos, lo que provoca un aumento del precio de los bonos gubernamentales. Sin embargo, esto ya no aplica en la era de los bajos tipos de interés próximos a cero. Asimismo, los bonos del Estado apenas ofrecen rentabilidad, debido a que numerosos títulos de deuda se negocian con un valor por debajo de cero. Por ello, los inversores necesitan buscar alternativas.

La diversificación efectiva todavía es clave para los inversores

Los inversores que diversifican sus carteras pueden reducir de manera efectiva los riesgos de su inversión. La base académica del concepto de “diversificación inteligente” la introdujo en Estados Unidos el profesor Harry M. Markowitz a comienzos de 1952 y, en 1990 fue galardonado con el Premio Nobel de Economía. De acuerdo con la teoría de la cartera moderna, basada en Markowitz, los riesgos pueden equilibrarse con efectividad si el reparto del riesgo, a lo que los expertos se refieren como diversificación, tiene lugar a través de varios tipos de inversiones que tienden a moverse en distintas direcciones.

No obstante, el enfoque establecido por Markowitz en relación a los bonos del gobierno no parece seguir funcionando en la actualidad. La correlación negativa de las acciones y de los valores de renta fija ha descendido o se ha visto invertida a raíz de la crisis más reciente. En paralelo a los mercados de renta variable, los mercados de bonos produjeron, del mismo modo, rentabilidades negativas. 

Merece la pena echar un vistazo a los detalles para entender mejor la situación de los mercados de bonos. En primer lugar, los precios de los bonos con buena calificación han aumentado a tales niveles que operan con rentabilidades negativas hasta su vencimiento. En áreas importantes de Europa, esto se aplica incluso a los bonos del gobierno a largo plazo. Otro factor es que el programa de adquisición de bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE) provocaron distorsiones en el mercado después de que el comercio de bonos prácticamente se hubiese detenido durante el pánico generado por el coronavirus. Este pánico también conllevó que numerosos inversores institucionales que buscaban liquidez se deshiciesen de tipos de activos específicos, eliminando las correlaciones que se habían detectado previamente.

¿Cuándo fue galardonado Harry M. Markovitz con el premio Nobel por su teoría de la cartera moderna?

El potencial de la diversificación de los bonos del Estado ha descendido

Es probable que, durante mucho tiempo, los tipos de interés no se muevan al alza. Además, es posible que el bajo nivel de los tipos de interés continúe produciendo rentabilidades muy bajas, especialmente para los bonos del gobierno de alta calidad, lo que a su vez proporciona menos potencial de diversificación. En consecuencia, los inversores necesitan elementos alternativos para difundir los riesgos. El dilema es que bajar, sencillamente, la distribución de los bonos del gobierno a favor de una rentabilidad mayor, pero con acciones más volátiles y títulos de deuda de alta rentabilidad, no es una opción (especialmente para carteras que se centran en inversiones relativamente seguras). Y también está quedando claro que, en vista de la complejidad de la situación para los inversores privados, podría resultar sensato no ocuparse de los asuntos por cuenta propia, sino apoyarse en la experiencia de los expertos.

Soluciones posibles para una diversificación exitosa

¿Cómo se determina una solución potencial? Las buenas oportunidades para la diversificación del riesgo y para un potencial de rentabilidad adicional pueden encontrarse en determinados bonos corporativos y en inversiones en oro, ambas son opciones con una baja correlación para las acciones-. Por ejemplo, Klaus Kaldemorgen se ha centrado recientemente en bonos corporativos dentro del fondo que gestiona, el DWS Concept Kaldemorgen, mientras a cambio reduce la distribución de los bonos del gobierno. La cartera del fondo también contiene inversiones en oro.

En conclusión: la teoría de la cartera clásica tiende a alcanzar sus límites especialmente en fases de distorsiones significativas del mercado, convirtiendo a la flexibilidad en un factor esencial. Con el fin de gestionar los riesgos de la cartera, los inversores necesitan considerar opciones de inversión alternativas, en especial los bonos del Estado de baja rentabilidad.

Los fondos multiactivos flexibles y ampliamente posicionados que invierten en múltiples tipos de activos están mejor adaptados para lograr este cambio. Los inversores que prefieren diversificar más allá podrían considerar, además de los fondos multiactivos, los fondos inmobiliarios abiertos.

Información sobre el riesgo

Aunque los fondos multiactivos como el DWS Concept Kaldemorgen están ampliamente posicionados en varias clases de activos, es probable que estos fondos sean objeto de los riesgos típicos de las inversiones de capital: los riesgos por el elevado precio de las acciones, la renta fija y las divisas, así como los riesgos de la calidad crediticia que pueden conducir a posibles pérdidas de capital. La situación es similar para los fondos inmobiliarios abiertos. Posiblemente reflejen riesgos moderados de renta variable, de tipos de interés y de divisas, así como riesgos en la calidad crediticia.

En última instancia, la oportunidad de alcanzar mayores rentabilidades siempre conlleva riesgos altos. Por ello, resulta esencial equilibrar de forma adecuada las inversiones de las carteras.

Volver a la sección

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.
Descubre más

CIO View

Cookies Policy

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.
Acepto todas las Cookies