28.06.2021 Sostenibilidad

El potencial inversor de la industria de la bicicleta

Las oportunidades de inversión en la lucha contra el cambio climático

para leer

Cuando se trata de descarbonizar el sector del transporte, uno de los cuatro principales emisores de CO2, a la mayoría de la gente le viene a la cabeza las pilas de combustible o los motores híbridos y eléctricos para coches y camiones. Muy pocos son conscientes de que las bicicletas también pueden contribuir de forma significativa a la lucha contra el cambio climático", afirma Tim Bachmann, que actualmente gestiona DWS Invest ESG Climate Tech con unos 275 millones de euros de activos de patrimonio. Esto se debe a que alrededor de tres cuartas partes de los gases de efecto invernadero producidos en el sector del transporte se generan en el transporte urbano, es decir, en recorridos adecuados para bicicletas.

Mientras tanto, se ha hecho evidente que cada vez más personas "han pasado del coche a la bicicleta para viajes cortos". Los plazos de entrega de las bicicletas, que ahora se han extendido hasta los doce meses, lo avalan. El aumento por encima del promedio en las ventas de bicicletas de carga del 40 por ciento en el último año también sugiere que las bicicletas están reemplazando cada vez más a los automóviles en la vida cotidiana de los ciudadanos. En el fondo de Bachmann, las acciones de empresas de la industria de la bicicleta representan actualmente alrededor del 4,5 por ciento de los activos gestionados.

La lucha contra el cambio climático costará más de tres billones de dólares por año para 2030-40

El DWS Invest ESG Climate Tech se centra en dos áreas principales: en primer lugar, se centra en empresas que ayudan a mitigar el cambio climático. "Por ejemplo, para lograr los objetivos establecidos en el Acuerdo Climático de París, la inversión global debe aumentar a más de tres billones de dólares anuales para 2030-2040. Esto es aproximadamente el equivalente al producto interior bruto (PIB) del Reino Unido o Francia ", explica Bachmann sobre la necesidad de inversión.

El segundo foco de inversión está en acciones de empresas que contribuyan a una adaptación a los efectos del cambio climático que ya se pueden observar en la actualidad.“Esto incluye las alergias, por ejemplo, por el avance de la temporada polínica, pero también las nuevas enfermedades que se están extendiendo hacia el hemisferio norte, como la malaria o la fiebre chikungunya. Para las estrategias de adaptación correspondientes serían ya necesarios entre  150.000 millones y 300.000 millones de dólares por año ", asegura el gestor.

Tim Bachmann

Analyst en Tecnología y Portfolio manager del DWS Global Small/Mid Cap y del DWS Invest ESG Climate Tech.

Las bicicletas eléctricas, impulsoras del crecimiento de la industria

Actualmente, el mercado global de bicicletas tradicionales y eléctricas, de alrededor de 45.000 millones de dólares, ya está parejo al de las motocicletas, 39.000 millones de dólaresy autocaravanas, 50.000 millones de dólares. Según Bachmann, es probable que el crecimiento en los próximos años esté impulsado por las bicicletas eléctricas.Si bien, aunque solo se vendieron alrededor de un millón de bicicletas en Europa en 2015, el número ya subió a 3,8 millones en 2020 y se espera que se triplique hasta casi doce millones para 2025. "Sobre todo, la gama mejorada de las baterías garantizará una mayor aceptación por parte de todos los grupos de edad y clases sociales", dice el experto en ESG. El panorama es inverso para las bicicletas tradicionales: mientras que en 2015 se vendieron alrededor de 20 millones , en 2020 solo había 17 y en 2025 es probable que solo haya 16 millones de bicicletas tradicionales. Además del aumento general de la concienciación de las dramáticas consecuencias del cambio climático, es probable que los incentivos financieros también hayan alentado a muchas personas a cambiar a la bicicleta.

"Como parte del 'Pacto Verde' de la UE, por ejemplo, 20.000 millones de euros están disponibles para promover la movilidad urbana. La mayoría de los fondos se utilizarán para la expansión de carriles bici, pero parte de ellos también se utilizará para subvencionar la compra de bicicletas nuevas. En Italia, por ejemplo, obtienes hasta 500 euros con la compra de una bicicleta ”, dice Bachmann. En su opinión, la infraestructura, que ya se ha mejorado en muchos sentidos, también ha contribuido a la demanda: “En las ciudades, los espacios de estacionamiento y las vías se están reduciendo y reemplazando por carriles bici o carriles compartidos para bicicletas y autobuses. Además, aparcar en las ciclovías se penaliza más severamente; la distancia al adelantar dentro y fuera de las ciudades debe ser mayor y ahora los camiones solo pueden conducir a  velocidad de marcha al girar. Esto hace que sea un poco más seguro estar en la carretera como ciclista ". dice Bachmann, quien como apasionado corredor ciclista  rodó unos 8.000 kilómetros el año pasado.

 

El cuasi-oligopolio hace que los proveedores sean particularmente interesantes

Al igual que en el sector del automóvil, los inversores también pueden invertir en la industria de la bicicleta, ya sea través de acciones de los fabricantes o de acciones de los proveedores. "Los proveedores que tienen un cuasi-oligopolio con sus correspondientes altas cuotas de mercado, altos márgenes, buenos balances y un fuerte poder de fijación de precios, parecen particularmente atractivos", explica el gestor de la cartera. Esto incluye, por ejemplo, proveedores de accionamientos, frenos y celdas de batería especialmente desarrollados y producidos para bicicletas eléctricas.

Aunque los proveedores, como la mayoría de los fabricantes, son actualmente muy valorados en el sector, la industria de la bicicleta también tiene muy buenas perspectivas:  "Las capacidades se están utilizando entre un 80 y un 90 por ciento. Los plazos de entrega son de nueve a doce meses y en algunos casos, la demanda supera a la oferta. Por lo tanto, las empresas pueden ajustar retroactivamente los precios de las bicicletas y componentes pedidos el año pasado en un diez por ciento en algunos casos ", dice Bachmann.

También hay un crecimiento visible a largo plazo. La penetración de las bicicletas eléctricas en Europa ya es bastante alta. En Alemania , por ejemplo, la proporción de nuevas ventas anuales es del 30 por ciento, en los Países Bajos incluso del 50 por ciento. "Pero en Gran Bretaña y EE. UU. es sólo del uno al dos por ciento. Y en ambos países, las subvenciones en trámite pueden crear una demanda adicional. Este tema todavía no está en el  radar de muchos inversores y por lo tanto ofrece potencial ”, espera el gestor.

Fondo relacionado

DWS Invest ESG Climate Tech LC

DWS Pro

Contenidos de inversión para profesionales.

¡Suscríbete a nuestra newsletter DWS PRO!

Conéctate a nuestros últimos artículos de actualidad, entrevistas y webinars 100% en castellano. (Sólo para inversor profesional. MiFID 2014/65/UE Anexo II)

CIO View