23.08.2019 Inmobiliario

¿Cómo incorporar el co-working a un fondo de inversión?

El progreso tecnológico está cambiando el mundo laboral y también los estándares requeridos en los edificios de oficinas. En este contexto, nos planteamos cómo los fondos inmobiliarios incorporan estas nuevas tendencias en las carteras de los inversores.

4 minutos

Hoy en día se pueden encontrar en todas las grandes ciudades los así llamados espacios de co-working que pueden ser alquilados por cualquiera de manera flexible. El alquiler de estos espacios suele incluir varios servicios como conexión a internet, impresoras, suministros de oficina y el networking.

En este sentido, hay distintos modelos planteados: puedes alquilar un escritorio durante un mes, una sala de reuniones por una hora o un despacho por dos o tres semanas. Los espacios de co-working están diseñados habitualmente con una arquitectura abierta, moderna y de diseño, y suelen servir de punto de encuentro de abogados con diseñadores gráficos o, por ejemplo, de desarrolladores de software con emprendedores. La idea es aprovechar sinergias y que se beneficien los unos de los otros, unas veces por medio de conversaciones y otras por llevar a cabo proyectos conjuntamente.  

47 %

del tiempo de un empleado en EEUU lo pasa en su puesto de trabajo

Co-working: una tendencia global

No solo las empresas start-up están convencidas de las soluciones que ofrece el co-working sino que las compañías más grandes están cada vez más interesadas en estas nuevas formas de trabajar. Como consecuencia, la demanda de un diseño flexible en los lugares de trabajo está aumentado considerablemente en todo el mundo. Si tomamos el ejemplo de Londres, los espacios de co-working ya representan alrededor del 10% de los espacios de oficinas alquilados en la ciudad.

Sin embargo, ¿cuál es el verdadero motor detrás del fenómeno co-working? El progreso tecnológico ha cambiado drásticamente la forma de trabajar. Usar ordenadores portátiles y smartphones permite a cualquiera trabajar desde cualquier parte. A diferencia del trabajo desde casa, las soluciones de co-working permiten generar nuevos contactos, un beneficio crucial. Además, la generación Y contribuye al aumento de la demanda en servicios de co-working debido al enfoque que tiene en términos de flexibilidad e independencia de su lugar de trabajo.

Trabajo ágil y espacios flexibles

El co-working es uno de los resultados del concepto de trabajo ágil. La agilidad libera la creatividad, acelera los procesos y, por ende, aumenta la eficiencia. De acuerdo con un análisis llevado a cabo por la firma consultora BCG, las compañías que adoptan estos conceptos generan hasta 5 veces más márgenes que su competencia.

Los espacios de oficinas ágiles difieren de las oficinas estándar de planta abierta porque cuentan también con salas individuales para el personal directivo. Aunque, por supuesto, las oficinas de planta abierta todavía se necesitan en los ambientes de trabajo 4.0, estas se han ido complementando gradualmente con áreas comunes flexibles y espacios adicionales como un gimnasio. El hecho es que la nueva tendencia propone una serie de nuevos retos y al mismo tiempo abre nuevas oportunidades a varios grupos: compañías, inquilinos e inversores.

21 % de las empresas esperan que los lugares de trabajo modernos aumenten la productividad.

Los propietarios están respondiendo a la tendencia

Los propietarios están comenzando a remodelar sus oficinas ya que estas son mucho más fáciles de alquilar. Además, también es un tema de costes. Según una encuesta realizada por los consultores inmobiliarios JLL, los propietarios no tienen que reformar el edificio completo, tan solo con cambiar algunos espacios ya sería suficiente. En el año 2018, por ejemplo, el 45% de los propietarios declaró en una encuesta realizada por la consultora inmobiliaria CBRE que la “flexibilidad” era la tendencia más marcada.

El espacio de ocio por encima de las plazas de parking para los empleados

Hablando de flexibilidad, la transformación del concepto de trabajo también se ve reflejada en los índices de ocupación de los grandes centros de oficinas. Según la consultora JLL, alrededor del 11% de los espacios contratados por las empresas el 2018 en Madrid y Barcelona, ya corresponden a este tipo de superficies de espacios flexibles. El mercado de espacios flexibles español se dirige, sobre todo, a consultoras, Pymes o start-ups que necesitan espacios de pequeñas dimensiones con zonas comunes. 

“Cuando buscamos nuevas propiedades, nos enfocamos en planos con plantas flexibles, son claves para la adaptación” explica Anke Weinreich, directora del fondo Grundbesitz Europa. Hoy en día los jóvenes talentos están más interesados en trabajar en una empresa con espacios de ocio comunes que en contar con plazas de parking. Weinreich añadió, “La ubicación, el acceso al transporte público y las instalaciones de ocio cercanas al lugar de trabajo son más importantes que nunca. Este es el verdadero cambio en el mundo del trabajo.”

06.05.2019 Inmobiliario

¿Merece la pena invertir en el mercado inmobiliario europeo?

A pesar de la desaceleración económica, el mercado inmobiliario europeo sigue siendo atractivo para los inversores.

Inmobiliario

Inmobiliario

20.09.2019 Gráfico de la semana

Los bancos europeos dependen de los tipos de interés alemanes

La dependencia de las entidades bancarias de los tipos de interés a largo plazo.

CIO View

Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento del Sitio Web y analizar su rendimiento. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puede consultar la Política de Cookies para más información o modificar sus opciones de privacidad.