Informe sobre el empleo en EE.UU.

El punto de vista de Joshua N. Feinman

La semana de trabajo media se redujo en 0,1 horas en febrero, aunque este dato también podría haberse visto influido por el mal tiempo. Parece que el total de horas trabajadas experimentará un aumento moderado en el primer trimestre, lo que resulta coherente con nuestra opinión de que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) se ralentizará hasta aproximadamente el 1,5%. El salario medio por hora aumentó un robusto 0,4% en febrero, elevando el aumento registrado en los últimos doce meses hasta un nuevo máximo de ciclo (+3,4%). Esta tendencia refuerza la idea, respaldada por otros indicadores, de que los costes laborales continúan acelerándose, probablemente como reflejo de la baja tasa de desempleo. No obstante, la aceleración sigue siendo moderada (aunque algo más vigorosa últimamente) y mantiene un ritmo coherente con el objetivo de inflación de la Reserva Federal estadounidense (es decir, no amenaza con provocar un brusco aumento de la inflación).

Los datos de la encuesta a los hogares (CPS) fueron sólidos prácticamente a todos los niveles. La tasa general de desempleo cayó un 0,2% hasta el 3,8%, lo que equivale a una reversión de dos tercios del aumento acumulado en los dos meses anteriores. Además, la reducción no se explica por una caída de la tasa de participación laboral, que ha mantenido los avances recientes, sino a que las estimaciones de empleo de la encuesta continúan aumentando rápidamente, lo que nos anima aún más a quitarle importancia a las débiles cifras de empleo no agrícola de febrero. Otros indicadores como la tasa de desempleo U6, que marcó un nuevo mínimo de ciclo de 7,3% en febrero, refuerzan la idea de que el mercado laboral vuelve a ganar impulso tras un breve periodo de estancamiento.

Conclusión: El mercado laboral se ha enfriado un poco, en línea con la leve moderación observada en el conjunto de la economía. No obstante, las cifras de empleo de febrero exageran este enfriamiento, ya que las tendencias subyacentes siguen siendo sólidas y, de mantenerse, bastarían para respaldar una reducción gradual del desempleo. No obstante, no está claro si estas tendencias se mantendrán, ya que las perspectivas económicas siguen empañadas por la confluencia de diversos factores de signo contrario y de riesgos vinculados principalmente al crecimiento mundial, las negociaciones comerciales y las fuertes oscilaciones que han experimentado últimamente las condiciones financieras. En este contexto, los miembros de la Fed prefieren mantener su postura actual y esperar a ver cómo evolucionan las perspectivas. Esta actitud paciente probablemente se ve reforzada por la ausencia de presiones inflacionarias de peso (los costes laborales y la inflación básica son coherentes con el objetivo de inflación y no sugieren un recalentamiento) y porque el banco central es consciente de que ya ha desandado gran parte del camino de las políticas acomodaticias.

Todas las opiniones y afirmaciones contenidas en el presente documento se basan en datos de fecha 8 de marzo de 2019 y podrían no llegar a materializarse. Esta información podrá verse modificada en cualquier momento dependiendo de consideraciones económicas, de mercado y de otro tipo, y no debería tomarse como una recomendación. Los rendimientos pasados no son indicativos de resultados futuros. Las previsiones están basadas en hipótesis, estimaciones, opiniones y modelos hipotéticos que podrían estar equivocadas. Deutsche Asset Management Investment GmbH. Traducido del CRC 065633 (03/2019)

font

CIO View

Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento del Sitio Web y analizar su rendimiento. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puede consultar la Política de Cookies para más información o modificar sus opciones de privacidad.