26.06.2019 CIO View

Ajustando nuestras perspectivas a 12 meses

Los bancos centrales parecen dispuestos a ceder ante la presión del mercado de bonos. Por lo tanto, estamos ajustando nuestras previsiones.

to read

En nuestro último outlook, advertimos que un empeoramiento del conflicto comercial podría llevar a una revisión de nuestras previsiones. Este ajuste acaba de ocurrir, de una forma indirecta. Aunque el conflicto no se haya intensificado recientemente, los bancos centrales se refirieron a él como una de las razones de su renovada postura “dovish”. Habíamos previsto que la Fed hubiera dejado los tipos de interés en pausa durante ese periodo. Ahora prevemos una reducción de 50 puntos básicos, lo que equivaldría a dos recortes de los tipos de interés de 25 puntos básicos cada uno. Para el Banco Central Europeo (BCE) también esperamos políticas más flexibles en los próximos meses. Lo más probable es que el BCE intente hacerlo mediante un recorte de 10 puntos básicos en el tipo de interés de los depósitos y la implantación de un sistema de niveles para los bancos comerciales que depositen dinero en el BCE.

Las incertidumbres en torno a estos pronósticos son inusualmente grandes. En su mayor parte reflejan la retórica cambiante de los propios bancos centrales, más que las debilidades de los nuevos datos económicos. A su vez, la retórica dovish de los bancos centrales parece estar impulsada principalmente por la caída de la rentabilidad de los bonos y, en particular, por la disminución de las expectativas de inflación. Con razón o sin ella, muchos participantes en el mercado parecen pensar que las guerras arancelarias podrían desencadenar una vez más nuevas fuerzas deflacionarias en todo el mundo. Asimismo, la Fed parece estar llegando a la conclusión de que esto justificará la reducción preventiva de los tipos de interés.

En este contexto, estamos reduciendo nuestras previsiones del Tesoro de los Estados Unidos hasta junio de 2020 en 30 puntos básicos a lo largo de la curva de rentabilidad, en comparación con nuestros objetivos anteriores, mientras que mantenemos inalterados los diferenciales de los bonos corporativos de los EE.UU. El panorama de los bonos soberanos europeos es similar. En cuanto a los bonos corporativos europeos, esperamos que los diferenciales se estrechen, con la esperanza de que el BCE pueda finalmente reactivar sus programas de compra de bonos. Por la misma razón, también esperamos que los diferenciales de los bonos soberanos de mayor riesgo de la Eurozona se estrechen.

Por otra parte, la mayoría de nuestras perspectivas a 12 meses permanecen sin cambios, particularmente los de los principales índices bursátiles. Esto refleja nuestra preocupación de que incluso si no se implementan nuevas tarifas, es probable que los márgenes corporativos se vean afectados por los ya implementados. Además, frente a las persistentes guerras comerciales, no está nada claro que los modestos recortes de tipos que prevemos, basten para dar un nuevo impulso a los mercados de renta variable. De la misma forma, es posible que veamos una corrección en el mercado, antes de los recortes de la Fed. Por lo menos eso proporcionará una mejor justificación para ese recorte que hemos visto de momento.

Puedes encontrar el artículo completo aquí.

}

CIO View

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si cierra este cuadro o continúa navegando, entenderemos que acepta su uso. Para más información acerca de las cookies que utilizamos o cómo desactivarlas, consulte nuestro aviso sobre cookies.